ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

{Gargantuario. Nuevo poemario de los cien gaiteros del delirio}

{ Libro de odas y versos escritos en las paredes de la Taberna del Olvido. }

Archivos

Gargantuario en Blogia
GARGANTUARIO - NUEVO POEMARIO DEL OLVIDO

<Septiembre 2019
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            


Categorías

  • Ahmed Ben Waddah
  • Alejandra Del Río
  • Alí Al Haded
  • Ana de Santana
  • Ana Istasrú
  • Analía Norak
  • André Breton
  • Angelina W. Grimke
  • Anónimo
  • Antonio Brañas
  • Antonio Casares
  • Antonio Machado
  • Araceli González Vázquez
  • Benito Lertxundi
  • Bertolt Brecht
  • Blas De Otero
  • Boulat Shalvovich Okoudjava
  • Carlos Cano
  • Carlos De La Púa
  • Carlos Orihuela
  • César Cortijo
  • César Vallejo
  • Charles Baudelaire
  • Charles Bukowski
  • Cumbia Villera
  • Daniel Mir
  • Douglas Mondo
  • Dulce María Loynaz
  • Émile Verhaeren
  • Etienne Toko-Nzaba
  • Extremoduro
  • Federico García Lorca
  • Félix María de Samaniego
  • Felix Rojas
  • Fray M. de la Serna
  • Fredi Guthmann
  • Gabriel Aresti
  • Gabriel Celaya
  • Gloria Fuertes
  • Gus Kahn y Walter Donaldson
  • Gustavo Adolfo Bécquer
  • Hanni Ossott
  • Ibrahim Ben Utman
  • Igor Elortza
  • James Elroy Flecker
  • J.A. Urbeltz
  • Javier Bozalongo Antoñanzas
  • Javier Egea
  • J. B. Elinzaburu
  • J. B. Nina
  • Jean Genet
  • J. Krahe - A. Pérez
  • Joaquin Sabina
  • Jorge Boccanera
  • Jorge Luis Borges
  • Jorge Oteiza
  • José Ángel Buesa
  • José García Nieto
  • José Hierro del Real
  • José Martí
  • José Pedroni
  • Juan Carlos Perez
  • Juan Manuel Jiménez Rivero
  • Juan Manuel Serrat
  • Jules Verne
  • Julio Cortazar
  • Kortatu
  • La Ronda de Boltaña
  • Leopoldo María Panero
  • Luis Á. Piñer
  • Luis Eduardo Aute
  • Manolo García y Quimi Portet
  • Manuel Del Cabral
  • Manuel Vázquez Montalbán
  • María Isabel Borja
  • María Montero
  • Mario Benedetti
  • Mario López
  • Matilde Alba Swann
  • Michel Sardou
  • Miguel de Unamuno
  • Nicolás Guillén
  • Odilon-Jean Périer
  • Paul Celan
  • Pere Gimferrer
  • Pío Baroja
  • Porfirio Barba Jacob
  • Rafael Alberti
  • Rafael Sánchez Mazas
  • Ramón María del Valle Inclán
  • Ricardo Carreira
  • Roberto Goijman
  • Rudyard Kipling
  • Santiago y Luis Auserón
  • Stephen Sondheim - M. Ichason y L. A. Morato
  • Toni Calvo
  • Valerio Magrelli
  • Vicente Aleixandre
  • Walt Whitman
  • Yván Silén

  • Documentos

  • Cuentos de los cien gaiteros del delirio

  • Blogalia

    Blogalia



    Califícame en Bitácoras.net:
    ©2002 Tenebris

    Inicio > Historias > Mi tío Vicente me visita

    Mi tío Vicente me visita

    Rafael Alberti

    Eras él, eras tú quien a las doce y ocho de esta noche del 31 de octubre dejando al aire el molde de tu cuerpo encajado en el año ya hundido de tu muerte, eres tú quien respondes a un grito seco de mi sangre y oigo cómo te acercas.
    Un pueblo (de 1.100 habitantes)– ¿Quién despierta mis gallos y mis perros en esa misma hora en que la hija del afilador iba a cerrar los ojos para acostarse en duermevela con un hombre de harina? (La molinera enciende una cerilla, quemándose las uñas ¡Caaaarajo! Cae junto a un botón arrancado y perdido de su chaqueta. después, ya no se duerme.)
    Oigo cómo te acercas, atravesando días y sucesos no vividos por ti, no conocidos ni de oídas, no llegados jamás en esos retrasados telegramas que recibís los muertos, los que...
    Un río (a 80º bajo cero).– ¿Qué pies más fríos que mis aguas hacen oscilar y volver hacia arriba mis lentos peces asfixiados? ¿Quién me anuncia el desahucio de las barcas, el olvido de los calores?
    Un alcaraván (con un tiro en el culo, ahogándose).– ¡Cruz, cruz! Pasada la arboleda.
    La bruma.– ¡Don Tomás! Y va muerto.
    Te acercas, ya estás próximo, y te cambian el nombre; no pueden conocerte. Hay brumas posteriores al instante en que tu cabeza dividida, obedeciendo al mundo parado en tu cabeza, comenzó a crecer sola, ajena ya a tu espíritu, en la enredada oscuridad de los raigones terrestres, junto al precipicio de las minas.
    La lluvia de la calle (en los cristales de mi alcoba). –Estoy mojando a alguien que no veo, además de la leña robada hoy en el bosque y abandonada por el hacha en el rincón de un patio.
    La bujía de mi mesa (agrandando su luz).– Alguien me comunica su fluido. Su cercanía aumenta mi desvelo. Me apago.
    Mi reloj (de esfera luminosa):– Las doce y ocho
    Aquí estás. Buenas noches.

    ¿Por qué en los lavaderos sin nieve el zar de Rusia,
    los reyes de Suecia, Noruega y Dinamarca?
    Solas se abren las cajas.
    Los papeles timbrados,
    las letras evadidas
    que firman ya en la nada,
    la goma se ausenta de los sobres,
    la saliva de lenguas ya enterradas:
    viejos, malos negocios comidos por las ratas.
    Lentas se hunden las cajas.

    Y la casa,
    se hunde también la casa tuya donde un viento con sabor a vinagre y bibliotecas ya llovidas, filtrado por el suelo y por los muros de tu alcoba, te apagaba siempre la vela, nunca supiste tú que al doblar la página segunda del Nuevo Testamento, la que inocentemente dice:
    “En el Portal de Belén
    hay un nido de ratones,
    y al Patriarca San José
    Le han roído los cojones”.

    –¡Los calzones, por Dios! ¡Los calzones! Te vas a condenar.
    Y un pedo triste te sueña,
    largo, por los corredores,
    tu pedo culto de entonces.
    Sabe inglés, ruso, alemán,
    chino, latín, y conoce
    los viejos pedos fantasmas
    que estudian por los rincones.
    –¡Ji, ji, ji, qué agradable! En el cielo, en cambio, no nos dejan. Lo tienen prohibido. Se sufre. pero el Señor es justo, sobrino.
    La familia, deshecha.
    Quién no es hoy un pequeño propietario de escombros?
    El respeto a los vivos y a los muertos,
    más allá de la punta del zapato
    como una piedra inútil.
    Dan ganas de reir tapándose los ojos.




    Mi tío Vicente” se publicó en 1931 en La Gaceta Literaria de Madrid y fue reproducido por G. W. Connell en la Hispanic Review, XXXIII, 1965. Estaba destinado a Vida de mi sangre, libro que Alberti nunca terminó.

    2003-07-16 07:07 | 0 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://gargantua1.blogalia.com//trackbacks/9860

    Comentarios

    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 100.26.182.28 (cc1b891b91)
    Comentario
    ¿Cuánto es: diez mil + uno?

    portada | subir