ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

{Gargantuario. Nuevo poemario de los cien gaiteros del delirio}

{ Libro de odas y versos escritos en las paredes de la Taberna del Olvido. }

Archivos

Gargantuario en Blogia
GARGANTUARIO - NUEVO POEMARIO DEL OLVIDO

<Marzo 2021
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        


Categorías

  • Ahmed Ben Waddah
  • Alejandra Del Río
  • Alí Al Haded
  • Ana de Santana
  • Ana Istasrú
  • Analía Norak
  • André Breton
  • Angelina W. Grimke
  • Anónimo
  • Antonio Brañas
  • Antonio Casares
  • Antonio Machado
  • Araceli González Vázquez
  • Benito Lertxundi
  • Bertolt Brecht
  • Blas De Otero
  • Boulat Shalvovich Okoudjava
  • Carlos Cano
  • Carlos De La Púa
  • Carlos Orihuela
  • César Cortijo
  • César Vallejo
  • Charles Baudelaire
  • Charles Bukowski
  • Cumbia Villera
  • Daniel Mir
  • Douglas Mondo
  • Dulce María Loynaz
  • Émile Verhaeren
  • Etienne Toko-Nzaba
  • Extremoduro
  • Federico García Lorca
  • Félix María de Samaniego
  • Felix Rojas
  • Fray M. de la Serna
  • Fredi Guthmann
  • Gabriel Aresti
  • Gabriel Celaya
  • Gloria Fuertes
  • Gus Kahn y Walter Donaldson
  • Gustavo Adolfo Bécquer
  • Hanni Ossott
  • Ibrahim Ben Utman
  • Igor Elortza
  • James Elroy Flecker
  • J.A. Urbeltz
  • Javier Bozalongo Antoñanzas
  • Javier Egea
  • J. B. Elinzaburu
  • J. B. Nina
  • Jean Genet
  • J. Krahe - A. Pérez
  • Joaquin Sabina
  • Jorge Boccanera
  • Jorge Luis Borges
  • Jorge Oteiza
  • José Ángel Buesa
  • José García Nieto
  • José Hierro del Real
  • José Martí
  • José Pedroni
  • Juan Carlos Perez
  • Juan Manuel Jiménez Rivero
  • Juan Manuel Serrat
  • Jules Verne
  • Julio Cortazar
  • Kortatu
  • La Ronda de Boltaña
  • Leopoldo María Panero
  • Luis Á. Piñer
  • Luis Eduardo Aute
  • Manolo García y Quimi Portet
  • Manuel Del Cabral
  • Manuel Vázquez Montalbán
  • María Isabel Borja
  • María Montero
  • Mario Benedetti
  • Mario López
  • Matilde Alba Swann
  • Michel Sardou
  • Miguel de Unamuno
  • Nicolás Guillén
  • Odilon-Jean Périer
  • Paul Celan
  • Pere Gimferrer
  • Pío Baroja
  • Porfirio Barba Jacob
  • Rafael Alberti
  • Rafael Sánchez Mazas
  • Ramón María del Valle Inclán
  • Ricardo Carreira
  • Roberto Goijman
  • Rudyard Kipling
  • Santiago y Luis Auserón
  • Stephen Sondheim - M. Ichason y L. A. Morato
  • Toni Calvo
  • Valerio Magrelli
  • Vicente Aleixandre
  • Walt Whitman
  • Yván Silén

  • Documentos

  • Cuentos de los cien gaiteros del delirio

  • Blogalia

    Blogalia



    Califícame en Bitácoras.net:
    ©2002 Tenebris

    Inicio > Historias > Mi Padre

    Mi Padre


    Carlos Orihuela

    I

    Ahora, asido a la mano elevada
    de su muerte,
    anudado a sus hebras de paz,
    a su cuenca memorial de lágrimas, de apellidos,
    abismado al remolino otoñal de sus
    huesos a su nido acelerado de raíces,
    almanaques tenues, irresueltos,
    reajusto mi testamento de azares, mi juego enterrado
    de espejos.
    Me aproximo a su retrato,
    al tallo hablado de
    su venia frondosa
    a su fragor vegetal de padre primordial.
    Apuño urgencias, recelos, instancias heridas,
    rostros que se agotan.
    Cauteloso no añado a su edad años,
    crónicas encallecidas.

    Un padre es cuestión de vida:
    El mío lo fue en la muerte.
    El mío entusiasmó su árbol, endilgó las alas de su aliento,
    Encendió a su aire, abrió la rosa fluida de sus dedos
    en su agujero.
    Enfrentada esta estampa al mural de mis manos,
    al jeroglífico precoz de mis restos,
    a las desmembradas estatuillas de sal
    que la mirada endurece,
    mido ahora una distancia fugaz, estrecha,
    biografía que se encoge en tocados tribales,
    en eslabones que la carne cubre y
    la ansiedad diluye.

    Ahora que me anima el aire de su gran retrato
    -mapa de señales aún tibias-
    toco sus huellas
    como si palpara un corazón bajo la tierra.

    II

    Escenas de infancia: persevera mi memoria.
    Un juego del que no me arrepiento:

    Se enciende la luz, gris
    casi rocosa.

    El taller y dos ventanas enclavadas al cielo.

    Sobre la mesa, chisguetes de óleo,
    achatados, vivientes, reptan.
    Un violín asciende el muro. Su quietud trasuda,
    fragua ríos de notas,
    ondas presentidas, casi calladas.
    El hombre esgrime el carboncillo,
    retrocede, desmadeja trazos,
    convoca el relato.

    Bosquejos de calles. Danzantes de aire,
    arcos de la tarde:
    su pasaje de penumbras, perfiles
    -contrapunto de volúmenes y arias-,
    urde el escenario.
    Sus formas abarcan planos, junturas,
    grietas que gimen.
    Cubren la escena pátinas de música,
    chorros de luz herida
    Sobre la platea.

    Los colores arden,
    graban poses, ademanes de luz,
    abrasan telones
    -membranas momentáneas,
    rosas veloces de espacio-
    y se dispersan.

    Dos niños, en el foro izquierdo, bajo un rayo delgado, amarillo,
    agitan las alas.

    El Telefunken, viejo, imperceptible, parla: fluye un tiempo real.
    Musiquillas, murmullos, días que fueron

    Afuera la plaza, la tarde densa en su hervor,
    su plato hondo de arrayanes,
    balcones dormidos,
    palmeras exánimes,
    la fuente obstinada,
    dos torres que fugan en campanadas.

    III

    Mi padre en la escena
    -espejo que se autocontempla-
    recorre una muerte sin descanso.

    En él, que es en su extensión sus años y los míos,
    se alza la palma de la tribu.
    En la pira crepitan mi voz y su palabra:
    el reloj espantado del pecho,
    relato tenaz: cadena que se muerde
    la cola.

    IV

    Amo la efigie perdida que me dibuja:
    el velado transeúnte
    en la genealogía.

    Amo al padre que me remite al espejo,
    a fuego múltiple,
    los rayos extenuados,
    luz que se reitera en sus cabellos:
    hombre que me imparte
    el destino, el azar, la drástica señal
    de sus muertes,
    mi rol casual
    en esta historia.




    El padre, un padre, cualquier padre, sin importar el lugar del mundo en el que se representa el milagro.

    Padre e hijo, aita eta semea, padre e figlio, en este caso
    La luz en la mirada, su mano recia en la diminuta del hijo o sobre el hombro o en su cabeza. ¡Qué más da el sitio sobre la que esté posada si siempre ha de ahondar en ese camino que se pierde entre el orgullo de proteger al hijo y el de saberse querido! ¡Más aún! Indispensable.

    Yo también tuve un padre. Un Aita, que le decimos por estas tierras. Un aita que me precedió en el camino y de quien hubiese querido despedirme con tan bello poema como el de Carlos L. Orihuela.

    Quien sabe, ¡quizás algún día!, cuando mi garganta se olvide del dolor amargo de la pérdida, pueda glosar como mereció su buen nombre, propio de un aún mejor hombre.

    2003-03-13 02:40 | 0 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://gargantua1.blogalia.com//trackbacks/6067

    Comentarios

    portada | subir