ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

{Gargantuario. Nuevo poemario de los cien gaiteros del delirio}

{ Libro de odas y versos escritos en las paredes de la Taberna del Olvido. }

Archivos

Gargantuario en Blogia
GARGANTUARIO - NUEVO POEMARIO DEL OLVIDO

<Octubre 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
28 29 30 31      


Categorías

  • Ahmed Ben Waddah
  • Alejandra Del Río
  • Alí Al Haded
  • Ana de Santana
  • Ana Istasrú
  • Analía Norak
  • André Breton
  • Angelina W. Grimke
  • Anónimo
  • Antonio Brañas
  • Antonio Casares
  • Antonio Machado
  • Araceli González Vázquez
  • Benito Lertxundi
  • Bertolt Brecht
  • Blas De Otero
  • Boulat Shalvovich Okoudjava
  • Carlos Cano
  • Carlos De La Púa
  • Carlos Orihuela
  • César Cortijo
  • César Vallejo
  • Charles Baudelaire
  • Charles Bukowski
  • Cumbia Villera
  • Daniel Mir
  • Douglas Mondo
  • Dulce María Loynaz
  • Émile Verhaeren
  • Etienne Toko-Nzaba
  • Extremoduro
  • Federico García Lorca
  • Félix María de Samaniego
  • Felix Rojas
  • Fray M. de la Serna
  • Fredi Guthmann
  • Gabriel Aresti
  • Gabriel Celaya
  • Gloria Fuertes
  • Gus Kahn y Walter Donaldson
  • Gustavo Adolfo Bécquer
  • Hanni Ossott
  • Ibrahim Ben Utman
  • Igor Elortza
  • James Elroy Flecker
  • J.A. Urbeltz
  • Javier Bozalongo Antoñanzas
  • Javier Egea
  • J. B. Elinzaburu
  • J. B. Nina
  • Jean Genet
  • J. Krahe - A. Pérez
  • Joaquin Sabina
  • Jorge Boccanera
  • Jorge Luis Borges
  • Jorge Oteiza
  • José Ángel Buesa
  • José García Nieto
  • José Hierro del Real
  • José Martí
  • José Pedroni
  • Juan Carlos Perez
  • Juan Manuel Jiménez Rivero
  • Juan Manuel Serrat
  • Jules Verne
  • Julio Cortazar
  • Kortatu
  • La Ronda de Boltaña
  • Leopoldo María Panero
  • Luis Á. Piñer
  • Luis Eduardo Aute
  • Manolo García y Quimi Portet
  • Manuel Del Cabral
  • Manuel Vázquez Montalbán
  • María Isabel Borja
  • María Montero
  • Mario Benedetti
  • Mario López
  • Matilde Alba Swann
  • Michel Sardou
  • Miguel de Unamuno
  • Nicolás Guillén
  • Odilon-Jean Périer
  • Paul Celan
  • Pere Gimferrer
  • Pío Baroja
  • Porfirio Barba Jacob
  • Rafael Alberti
  • Rafael Sánchez Mazas
  • Ramón María del Valle Inclán
  • Ricardo Carreira
  • Roberto Goijman
  • Rudyard Kipling
  • Santiago y Luis Auserón
  • Stephen Sondheim - M. Ichason y L. A. Morato
  • Toni Calvo
  • Valerio Magrelli
  • Vicente Aleixandre
  • Walt Whitman
  • Yván Silén

  • Documentos

  • Cuentos de los cien gaiteros del delirio

  • Blogalia

    Blogalia



    Califícame en Bitácoras.net:
    ©2002 Tenebris

    Inicio > Historias > Los encuentros de un caracol aventurero

    Los encuentros de un caracol aventurero


    Federico García Lorca

    Hay dulzura infantil
    en la mañana quieta.
    Los árboles extienden
    sus brazos a la tierra.
    Un vaho tembloroso
    cubre las sementeras,
    y las arañas tienden
    sus caminos de seda
    -rayas al cristal limpio
    del aire-.
    En la alameda
    un manantial recita
    su canto entre las hierbas.
    Y el caracol, pacífico
    burgués de la vereda,
    ignorado y humilde,
    el paisaje contempla.
    La divina quietud
    de la Naturaleza
    le dio valor y fe,
    y olvidando las penas
    de su hogar, deseó
    ver el fin de la senda.

    Echó a andar e internose
    en un bosque de yedras
    y de ortigas. En medio
    había dos ranas viejas
    que tomaban el sol,
    aburridas y enfermas.

    "Esos cantos modernos
    -murmuraba una de ellas-
    son inútiles". "Todos,
    amiga -le contesta
    la otra rana, que estaba
    herida y casi ciega-.
    Cuando joven creía
    que si al fin Dios oyera
    nuestro canto, tendría
    compasión. Y mi ciencia,
    pues ya he vivido mucho,
    hace que no lo crea.
    Yo ya no canto más..."

    Las dos ranas se quejan
    pidiendo una limosna
    a una ranita nueva
    que pasa presumida
    apartando las hierbas.

    Ante el bosque sombrío
    el caracol se aterra.
    Quiere gritar. No puede.
    Las ranas se le acercan.

    "¿Es una mariposa?",
    dice la casi ciega.
    "Tiene dos cuernecitos
    -la otra rana contesta-.
    Es el caracol. ¿Vienes,
    caracol, de otras tierras?"

    "Vengo de mi casa y quiero
    volverme muy pronto a ella".
    "Es un bicho muy cobarde
    -exclama la rana ciega-.
    ¿No cantas nunca?" "No canto",
    dice el caracol. "¿Ni rezas?"
    "Tampoco: nunca aprendí".
    "¿Ni crees en la vida eterna?"
    "¿Qué es eso?"
    "Pues vivir siempre
    en el agua más serena,
    junto a una tierra florida
    que a un rico manjar sustenta".

    "Cuando niño a mí me dijo
    un día mi pobre abuela
    que al morirme yo me iría
    sobre las hojas más tiernas
    de los árboles más altos".

    "Una hereje era tu abuela.
    La verdad te la decimos
    nosotras. Creerás en ella",
    dicen las ranas furiosas.

    "¿Por qué quise ver la senda?
    -gime el caracol-. Sí creo
    por siempre en la vida eterna
    que predicáis..."
    Las ranas,
    muy pensativas, se alejan.
    y el caracol, asustado,
    se va perdiendo en la selva.

    Las dos ranas mendigas
    como esfinges se quedan.
    Una de ellas pregunta:
    "¿Crees tú en la vida eterna?"
    "Yo no", dice muy triste
    la rana herida y ciega.
    "¿Por qué hemos dicho, entonces,
    al caracol que crea?"
    "Por qué... No sé por qué
    -dice la rana ciega-.
    Me lleno de emoción
    al sentir la firmeza
    con que llaman mis hijos
    a Dios desde la acequia..."

    El pobre caracol
    vuelve atrás. Ya en la senda
    un silencio ondulado
    mana de la alameda.
    Con un grupo de hormigas
    encarnadas se encuentra.
    Van muy alborotadas,
    arrastrando tras ellas
    a otra hormiga que tiene
    tronchadas las antenas.
    El caracol exclama:
    "Hormiguitas, paciencia.
    ¿Por qué así maltratáis
    a vuestra compañera?
    Contadme lo que ha hecho.
    Yo juzgaré en conciencia.
    Cuéntalo tú, hormiguita".

    La hormiga, medio muerta,
    dice muy tristemente:
    "Yo he visto las estrellas."
    "¿Qué son las estrellas?", dicen
    las hormigas inquietas.
    Y el caracol pregunta
    pensativo: "¿Estrellas?"
    "Sí -repite la hormiga-,
    he visto las estrellas,
    subí al árbol más alto
    que tiene la alameda
    y vi miles de ojos
    dentro de mis tinieblas".
    El caracol pregunta:
    "¿Pero qué son las estrellas?"
    "Son luces que llevamos
    sobre nuestra cabeza".
    "Nosotras no las vemos",
    las hormigas comentan.
    Y el caracol: "Mi vista
    sólo alcanza a las hierbas."

    Las hormigas exclaman
    moviendo sus antenas:
    "Te mataremos; eres
    perezosa y perversa.
    El trabajo es tu ley."

    "Yo he visto a las estrellas",
    dice la hormiga herida.
    Y el caracol sentencia:
    "Dejadla que se vaya.
    seguid vuestras faenas.
    Es fácil que muy pronto
    ya rendida se muera".

    Por el aire dulzón
    ha cruzado una abeja.
    La hormiga, agonizando,
    huele la tarde inmensa,
    y dice: "Es la que viene
    a llevarme a una estrella".

    Las demás hormiguitas
    huyen al verla muerta.

    El caracol suspira
    y aturdido se aleja
    lleno de confusión
    por lo eterno. "La senda
    no tiene fin -exclama-.
    Acaso a las estrellas
    se llegue por aquí.
    Pero mi gran torpeza
    me impedirá llegar.
    No hay que pensar en ellas".

    Todo estaba brumoso
    de sol débil y niebla.
    Campanarios lejanos
    llaman gente a la iglesia,
    y el caracol, pacífico
    burgués de la vereda,
    aturdido e inquieto,
    el paisaje contempla.




    El caracol
    Dedicado a Ramón P. Roda, este poema, perteneciente a su obra titulada "Libro de poemas", fue escrito en diciembre de 1918 en su Granada natal y mortal.

    Leyendo estos versos del caracol aventurero, ¿quien, a lo largo de su vida, no sintió, en algún momento, el empuje de ver las estrellas y se conformó sin más con quedarse mirando plácidamente la vereda?

    En recuerdo de todos nuestros anhelos inconclusos, de todos aquellos obstáculos que se nos cruzaron en el camino, vayan estos encuentros

    2003-03-08 10:39 | 7 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://gargantua1.blogalia.com//trackbacks/5948

    Comentarios

    1
    De: BoNzO Fecha: 2006-06-04 16:25

    palabras hermosas



    2
    De: nelly Fecha: 2007-02-03 04:28

    KIERO KE ME MANDEN UN MEIL:CON PREGUNTYAS PARA RESPONDER , KIERO KE SEPAN YA NO KIERO SUFRIR Y MI ALMA MIERO ENTREGAR AL DIABLO



    3
    De: nelly Fecha: 2007-02-03 04:28

    KIERO KE ME MANDEN UN MEIL:CON PREGUNTYAS PARA RESPONDER , KIERO KE SEPAN YA NO KIERO SUFRIR Y MI ALMA MIERO ENTREGAR AL DIABLO



    4
    De: nelly Fecha: 2007-02-03 04:29

    KIERO ENTREGAR MI ALMA AL DIABLO PERO YAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA KE VENGA POR MIIIIIIII



    5
    De: Anónimo Fecha: 2007-02-18 21:30

    cnhnyhhggjuumhhki21200222220020.12.2jmhbgfbgbgfbgtghhyhhnhhjyu02210504510506ghghtthfhjthtrtt411yi8jhhggbh0101141111111045455232bgvnxgbnfbgvbcvvbfbgvbbngbnnbnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkk777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777777



    6
    De: fgyrhgtrthgjhhhrghggmghjghjmhhjkjujkok Fecha: 2007-02-18 21:33

    12334666788'5hgnh,tr+gjhhmnvbnkfgtfc5gngnhnhbbngnbfvfvcvfcvggmgvfvvrbrtbt gbtghhghjnfjtrhbhgfjhyh,gnggvbgnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnhnuhjkj,i,k.k.k,kmkjmjjjjjj,.,nbmxz



    7
    De: julio Fecha: 2008-01-10 20:20

    facinante, sueños rotos por simplemente ser ambiciosos, bay



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.166.130.157 (cf54310b09)
    Comentario
    ¿Cuánto es: diez mil + uno?

    portada | subir