ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

{Gargantuario. Nuevo poemario de los cien gaiteros del delirio}

{ Libro de odas y versos escritos en las paredes de la Taberna del Olvido. }

Archivos

Gargantuario en Blogia
GARGANTUARIO - NUEVO POEMARIO DEL OLVIDO

<Marzo 2021
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        


Categorías

  • Ahmed Ben Waddah
  • Alejandra Del Río
  • Alí Al Haded
  • Ana de Santana
  • Ana Istasrú
  • Analía Norak
  • André Breton
  • Angelina W. Grimke
  • Anónimo
  • Antonio Brañas
  • Antonio Casares
  • Antonio Machado
  • Araceli González Vázquez
  • Benito Lertxundi
  • Bertolt Brecht
  • Blas De Otero
  • Boulat Shalvovich Okoudjava
  • Carlos Cano
  • Carlos De La Púa
  • Carlos Orihuela
  • César Cortijo
  • César Vallejo
  • Charles Baudelaire
  • Charles Bukowski
  • Cumbia Villera
  • Daniel Mir
  • Douglas Mondo
  • Dulce María Loynaz
  • Émile Verhaeren
  • Etienne Toko-Nzaba
  • Extremoduro
  • Federico García Lorca
  • Félix María de Samaniego
  • Felix Rojas
  • Fray M. de la Serna
  • Fredi Guthmann
  • Gabriel Aresti
  • Gabriel Celaya
  • Gloria Fuertes
  • Gus Kahn y Walter Donaldson
  • Gustavo Adolfo Bécquer
  • Hanni Ossott
  • Ibrahim Ben Utman
  • Igor Elortza
  • James Elroy Flecker
  • J.A. Urbeltz
  • Javier Bozalongo Antoñanzas
  • Javier Egea
  • J. B. Elinzaburu
  • J. B. Nina
  • Jean Genet
  • J. Krahe - A. Pérez
  • Joaquin Sabina
  • Jorge Boccanera
  • Jorge Luis Borges
  • Jorge Oteiza
  • José Ángel Buesa
  • José García Nieto
  • José Hierro del Real
  • José Martí
  • José Pedroni
  • Juan Carlos Perez
  • Juan Manuel Jiménez Rivero
  • Juan Manuel Serrat
  • Jules Verne
  • Julio Cortazar
  • Kortatu
  • La Ronda de Boltaña
  • Leopoldo María Panero
  • Luis Á. Piñer
  • Luis Eduardo Aute
  • Manolo García y Quimi Portet
  • Manuel Del Cabral
  • Manuel Vázquez Montalbán
  • María Isabel Borja
  • María Montero
  • Mario Benedetti
  • Mario López
  • Matilde Alba Swann
  • Michel Sardou
  • Miguel de Unamuno
  • Nicolás Guillén
  • Odilon-Jean Périer
  • Paul Celan
  • Pere Gimferrer
  • Pío Baroja
  • Porfirio Barba Jacob
  • Rafael Alberti
  • Rafael Sánchez Mazas
  • Ramón María del Valle Inclán
  • Ricardo Carreira
  • Roberto Goijman
  • Rudyard Kipling
  • Santiago y Luis Auserón
  • Stephen Sondheim - M. Ichason y L. A. Morato
  • Toni Calvo
  • Valerio Magrelli
  • Vicente Aleixandre
  • Walt Whitman
  • Yván Silén

  • Documentos

  • Cuentos de los cien gaiteros del delirio

  • Blogalia

    Blogalia



    Califícame en Bitácoras.net:
    ©2002 Tenebris

    Inicio > Historias > Cuentas bancarias siempre abiertas

    Cuentas bancarias siempre abiertas

    Por: Wole Soyinka

    Banquero

    Las cuentas bancarias siempre abiertas
    Siempre sus saldos en rojo
    El efectivo puede asentarse en el papel, todo cuanto dice
    Es ¡Pan Pan Pan! Entre un millar de dedos
    Asiendo con fuerza en la abundancia, los brazos
    Amontonaron tantas lonas de pan que no pueden
    Abrazar la humanidad. Cuentas bancarias siempre abiertas
    Nunca comprendidas donde
    Los niños aplastan cucarachas para merendar
    Mientras esperan el regreso del padre forrajero
    Los pensamientos de una inocencia hambrienta pueden devenir
    Una cocina extraña – brochetas de moscas
    En la punta de una escoba; escarabajos asados en su caparazón
    Las babosas son reservas comprobadas de alta proteína –
    Me han dicho – Nunca lo he probado.
    Esperando el regreso del padre forrajero con el saco vacío
    De esta forma, él fue y volvió, los dos años anteriores
    Mañana él...

    Recogí el extracto doblado
    Que se había deslizado bajo la reja. Discretamente. Bajo el solemne
    Brillo ensombrecido de mi buen amigo y enemigo
    El dependiente bancario, guardián de cuello blanco de las bóvedas
    Del papel, signos místicos, aquellos círculos y cruces
    Que yo cargo. El lenguaje de su extracto establece:
    La caridad debe ser calle de una sola vía, no,
    La forma de vida de un hombre. Y así como la tinta
    En que está impreso, me hago rojo bajo
    Mi fraude negro, mi audaz y consabido
    “Maldita–sea–se–han–retardado–nuevamente–con–ese–cheque piel–
    Ustedes saben, mis derechos, una vez más me doy cuenta
    tarde que todo está bien, preséntenlo a fin de mes”
    Maldiciendo la última extorsión de la que fui culpable
    Por ser presa fácil. Lo he observado–
    El último cáliz de unas manos suplicantes es siempre
    Más seco que el anterior. Y las ratas, son más ágiles ahora
    Cuando sus ojos rasgados contemplan las batallas
    Provocadas por mendrugos con sus recién incubadas bocas de avidez...

    Ahora que fue hace tiempos, y ayer, y Ahora
    Entre más larga sea la tirilla del extracto, más larga es la barra
    Del pan, y ahora, nuevamente, el triste extracto
    Arruinado por escépticas miradas – pero Él, sabemos,
    Devenga el cielo, domina una fortuna cuando pee
    Y todo cuanto se lee es ésta única línea, listado de una transacción –
    La caridad debe ser calle de una sola vía, no,
    La forma de vida de un hombre – Su balance señor
    Su balance es esa figura trazada en rojo...
    Una página, listo para enrojecer la cuenta, un débito cae abierto en
    El crédito a siete años para alturas de siete pisos
    De la séptima maravilla de un mundo de bolsillo
    La séptima maravilla del plan de mentiras a siete años
    Siete veces más grande que el último gran fraude.

    Justificar el crédito a siete años para alturas de siete pisos:
    “Viviría allí, si pudiera. Yo erigí ese
    Modesto monstruo de siete pisos por casa
    Pero las obligaciones del plan a siete años exigen
    Mi ausencia de allí, ¿y cómo semillas de siete años
    No pueden cultivar un simple retorno verde de siete hojas?”

    Una hoja de balance ondea, bandera sobre alturas robadas
    ¿Y quién se hace rojo invisiblemente entre su fraude negro?
    Una hoja de balance cuelga en jirones sobre yermos árboles
    ¿Y quién enrojece invisiblemente entre su negra desesperanza?
    ¿Y quién enrojece por quien enrojece, y quién da la vuelta cuando

    A la luz, a través de esa vía deshecha, un fuego crepitante
    Surge de los leños cuyo peso aún arquea
    Dolorosamente la espalda de la bisabuela-
    y una pregunta marca su peso?


    2005-03-03 01:00 | 0 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://gargantua1.blogalia.com//trackbacks/27576

    Comentarios

    portada | subir