ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

{Gargantuario. Nuevo poemario de los cien gaiteros del delirio}

{ Libro de odas y versos escritos en las paredes de la Taberna del Olvido. }

Archivos

Gargantuario en Blogia
GARGANTUARIO - NUEVO POEMARIO DEL OLVIDO

<Marzo 2021
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        


Categorías

  • Ahmed Ben Waddah
  • Alejandra Del Río
  • Alí Al Haded
  • Ana de Santana
  • Ana Istasrú
  • Analía Norak
  • André Breton
  • Angelina W. Grimke
  • Anónimo
  • Antonio Brañas
  • Antonio Casares
  • Antonio Machado
  • Araceli González Vázquez
  • Benito Lertxundi
  • Bertolt Brecht
  • Blas De Otero
  • Boulat Shalvovich Okoudjava
  • Carlos Cano
  • Carlos De La Púa
  • Carlos Orihuela
  • César Cortijo
  • César Vallejo
  • Charles Baudelaire
  • Charles Bukowski
  • Cumbia Villera
  • Daniel Mir
  • Douglas Mondo
  • Dulce María Loynaz
  • Émile Verhaeren
  • Etienne Toko-Nzaba
  • Extremoduro
  • Federico García Lorca
  • Félix María de Samaniego
  • Felix Rojas
  • Fray M. de la Serna
  • Fredi Guthmann
  • Gabriel Aresti
  • Gabriel Celaya
  • Gloria Fuertes
  • Gus Kahn y Walter Donaldson
  • Gustavo Adolfo Bécquer
  • Hanni Ossott
  • Ibrahim Ben Utman
  • Igor Elortza
  • James Elroy Flecker
  • J.A. Urbeltz
  • Javier Bozalongo Antoñanzas
  • Javier Egea
  • J. B. Elinzaburu
  • J. B. Nina
  • Jean Genet
  • J. Krahe - A. Pérez
  • Joaquin Sabina
  • Jorge Boccanera
  • Jorge Luis Borges
  • Jorge Oteiza
  • José Ángel Buesa
  • José García Nieto
  • José Hierro del Real
  • José Martí
  • José Pedroni
  • Juan Carlos Perez
  • Juan Manuel Jiménez Rivero
  • Juan Manuel Serrat
  • Jules Verne
  • Julio Cortazar
  • Kortatu
  • La Ronda de Boltaña
  • Leopoldo María Panero
  • Luis Á. Piñer
  • Luis Eduardo Aute
  • Manolo García y Quimi Portet
  • Manuel Del Cabral
  • Manuel Vázquez Montalbán
  • María Isabel Borja
  • María Montero
  • Mario Benedetti
  • Mario López
  • Matilde Alba Swann
  • Michel Sardou
  • Miguel de Unamuno
  • Nicolás Guillén
  • Odilon-Jean Périer
  • Paul Celan
  • Pere Gimferrer
  • Pío Baroja
  • Porfirio Barba Jacob
  • Rafael Alberti
  • Rafael Sánchez Mazas
  • Ramón María del Valle Inclán
  • Ricardo Carreira
  • Roberto Goijman
  • Rudyard Kipling
  • Santiago y Luis Auserón
  • Stephen Sondheim - M. Ichason y L. A. Morato
  • Toni Calvo
  • Valerio Magrelli
  • Vicente Aleixandre
  • Walt Whitman
  • Yván Silén

  • Documentos

  • Cuentos de los cien gaiteros del delirio

  • Blogalia

    Blogalia



    Califícame en Bitácoras.net:
    ©2002 Tenebris

    Inicio > Historias > Ciudad del Paraíso

    Ciudad del Paraíso

    Por: Vicente Aleixandre

    Málaga - Ciudad del Paraíso

    Siempre te ven mis ojos, ciudad de mis días marinos.
    Colgada del imponente monte, apenas detenida
    en tu vertical caída a las ondas azules,
    pareces reinar bajo el cielo, sobre las aguas,
    intermedia en los aires, como si una mano dichosa
    te hubiera retenido, un momento de gloria, antes de hundirte para siempre en las olas amantes.

    Pero tú duras, nunca desciendes, y el mar suspira
    o brama por ti, ciudad de mis días alegres,
    ciudad madre y blanquísima donde viví, y recuerdo,
    angélica ciudad que, más alta que el mar, presides sus espumas.
    Calles apenas, leves, musicales. Jardines
    donde flores tropicales elevan sus juveniles palmas gruesas.
    Palmas de luz que sobre las cabezas, aladas,
    merecen el brillo de la brisa y suspenden
    por un instante labios celestiales que cruzan
    con destino a las islas remotísimas, mágicas,
    que allá en el azul índigo, libertadas, navegan.
    Allí también viví, allí, ciudad graciosa, ciudad honda.
    Allí donde los jóvenes resbalan sobre la piedra amable,
    y donde las rutilantes paredes besan siempre
    a quienes siempre cruzan, hervidores de brillos.
    Allí fui conducido por una mano materna.
    Acaso de una reja florida una guitarra triste
    cantaba la súbita canción suspendida del tiempo;
    quieta la noche, más quieto el amante,
    bajo la lucha eterna que instantánea transcurre.
    Un soplo de eternidad pudo destruirte,
    ciudad prodigiosa, momento que en la mente de un dios emergiste.
    Los hombres por un sueño vivieron, no vivieron,
    eternamente fúlgidos como un soplo divino.
    Jardines, flores. Mar alentado como un brazo que anhela
    a la ciudad voladora entre monte y abismo,
    blanca en los aires, con calidad de pájaro suspenso
    que nunca arriba. ¡Oh ciudad no en la tierra!
    Por aquella mano materna fui llevado ligero
    por tus calles ingrávidas. Pie desnudo en el día.
    Pie desnudo en la noche. Luna grande. Sol puro.
    Allí el cielo eras tú, ciudad que en él morabas.
    Ciudad que en él volabas con tus alas abiertas.


    2005-02-27 01:00 | 4 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://gargantua1.blogalia.com//trackbacks/27356

    Comentarios

    1
    De: JuanK Fecha: 2005-09-25 18:43

    Uno de los mejores poemas dedicados a una ciudad... y la verdad, lo primero que a uno se le ocurre pensar cuando llega a hesta hermosa ciudad .. es que llegamos al paraíso.
    JuanK



    2
    De: GUMERSINDO Fecha: 2009-07-18 19:15

    HESTA¿



    3
    De: Nepomuceno Fecha: 2009-07-18 19:20

    notaras mi olor a esencia, cuando entre con disimulo, y mas notaras mi presencia, cuando te la meta por el culo.

    preciosos versos...



    4
    De: GUMERSINDO Fecha: 2009-07-18 19:21

    nepomuceno dile a tu madre que deje de pintarse los labios que me tiene la polla hecha un arco iris.!



    portada | subir