ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

{Gargantuario. Nuevo poemario de los cien gaiteros del delirio}

{ Libro de odas y versos escritos en las paredes de la Taberna del Olvido. }

Archivos

Gargantuario en Blogia
GARGANTUARIO - NUEVO POEMARIO DEL OLVIDO

<Marzo 2021
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        


Categorías

  • Ahmed Ben Waddah
  • Alejandra Del Río
  • Alí Al Haded
  • Ana de Santana
  • Ana Istasrú
  • Analía Norak
  • André Breton
  • Angelina W. Grimke
  • Anónimo
  • Antonio Brañas
  • Antonio Casares
  • Antonio Machado
  • Araceli González Vázquez
  • Benito Lertxundi
  • Bertolt Brecht
  • Blas De Otero
  • Boulat Shalvovich Okoudjava
  • Carlos Cano
  • Carlos De La Púa
  • Carlos Orihuela
  • César Cortijo
  • César Vallejo
  • Charles Baudelaire
  • Charles Bukowski
  • Cumbia Villera
  • Daniel Mir
  • Douglas Mondo
  • Dulce María Loynaz
  • Émile Verhaeren
  • Etienne Toko-Nzaba
  • Extremoduro
  • Federico García Lorca
  • Félix María de Samaniego
  • Felix Rojas
  • Fray M. de la Serna
  • Fredi Guthmann
  • Gabriel Aresti
  • Gabriel Celaya
  • Gloria Fuertes
  • Gus Kahn y Walter Donaldson
  • Gustavo Adolfo Bécquer
  • Hanni Ossott
  • Ibrahim Ben Utman
  • Igor Elortza
  • James Elroy Flecker
  • J.A. Urbeltz
  • Javier Bozalongo Antoñanzas
  • Javier Egea
  • J. B. Elinzaburu
  • J. B. Nina
  • Jean Genet
  • J. Krahe - A. Pérez
  • Joaquin Sabina
  • Jorge Boccanera
  • Jorge Luis Borges
  • Jorge Oteiza
  • José Ángel Buesa
  • José García Nieto
  • José Hierro del Real
  • José Martí
  • José Pedroni
  • Juan Carlos Perez
  • Juan Manuel Jiménez Rivero
  • Juan Manuel Serrat
  • Jules Verne
  • Julio Cortazar
  • Kortatu
  • La Ronda de Boltaña
  • Leopoldo María Panero
  • Luis Á. Piñer
  • Luis Eduardo Aute
  • Manolo García y Quimi Portet
  • Manuel Del Cabral
  • Manuel Vázquez Montalbán
  • María Isabel Borja
  • María Montero
  • Mario Benedetti
  • Mario López
  • Matilde Alba Swann
  • Michel Sardou
  • Miguel de Unamuno
  • Nicolás Guillén
  • Odilon-Jean Périer
  • Paul Celan
  • Pere Gimferrer
  • Pío Baroja
  • Porfirio Barba Jacob
  • Rafael Alberti
  • Rafael Sánchez Mazas
  • Ramón María del Valle Inclán
  • Ricardo Carreira
  • Roberto Goijman
  • Rudyard Kipling
  • Santiago y Luis Auserón
  • Stephen Sondheim - M. Ichason y L. A. Morato
  • Toni Calvo
  • Valerio Magrelli
  • Vicente Aleixandre
  • Walt Whitman
  • Yván Silén

  • Documentos

  • Cuentos de los cien gaiteros del delirio

  • Blogalia

    Blogalia



    Califícame en Bitácoras.net:
    ©2002 Tenebris

    Inicio > Historias > A mi perro

    A mi perro

    Por: Vicente Aleixandre

    Hombre y perro - Eugenio Estrada

    Oh, sí, lo sé, buen "Sirio", cuando me miras con tus grandes ojos profundos.
    Yo bajo a donde tú estás, o asciendo a donde tú estás
    y en tu reino me mezclo contigo, buen "Sirio", buen perro mío, y me salvo contigo.
    Aquí en tu reino de serenidad y silencio, donde la voz humana nunca se oye,
    converso en el oscurecer y entro profundamente en tu mediodía.
    Tú me has conducido a tu habitación, donde existe el tiempo que nunca se pone.
    Un presente continuo preside nuestro diálogo, en el que el hablar es el tuyo tan sólo.
    Yo callo y mudo te contemplo, y me yergo y te miro. Oh, cuán profundos ojos conocedores.
    Pero no puedo decirte nada, aunque tú me comprendes... Oh, yo te escucho.
    Allí oigo tu ronco decir y saber desde el mismo centro infinito de tu presente.
    Tus largas orejas suavísimas, tu cuerpo de soberanía y de fuerza,
    tu ruda pezuña peluda que toca la materia del mundo,
    el arco de tu aparición y esos hondos ojos apaciguados
    donde la Creación jamás irrumpió como una sorpresa.
    Allí, en tu cueva, en tu averno donde todo es cenit, te entendí, aunque no pude hablarte.
    Todo era fiesta en mi corazón, que saltaba en tu derredor, mientras tú eras tu mirar entendiéndome.
    Desde mi sucederse y mi consumirse te veo, un instante parado a tu vera,
    pretendiendo quedarme y reconocerme.
    Pero yo pasé, transcurrí y tú, oh gran perro mío, persistes.
    Residido en tu luz, inmóvil en tu seguridad, no pudiste más que entenderme.
    Y yo salí de tu cueva y descendí a mi alvéolo viajador, y, al volver la cabeza, en la linde
    vi, no sé, algo como unos ojos misericordes.


    2005-02-24 01:00 | 0 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://gargantua1.blogalia.com//trackbacks/27093

    Comentarios

    portada | subir