ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

{Gargantuario. Nuevo poemario de los cien gaiteros del delirio}

{ Libro de odas y versos escritos en las paredes de la Taberna del Olvido. }

Archivos

Gargantuario en Blogia
GARGANTUARIO - NUEVO POEMARIO DEL OLVIDO

<Marzo 2021
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        


Categorías

  • Ahmed Ben Waddah
  • Alejandra Del Río
  • Alí Al Haded
  • Ana de Santana
  • Ana Istasrú
  • Analía Norak
  • André Breton
  • Angelina W. Grimke
  • Anónimo
  • Antonio Brañas
  • Antonio Casares
  • Antonio Machado
  • Araceli González Vázquez
  • Benito Lertxundi
  • Bertolt Brecht
  • Blas De Otero
  • Boulat Shalvovich Okoudjava
  • Carlos Cano
  • Carlos De La Púa
  • Carlos Orihuela
  • César Cortijo
  • César Vallejo
  • Charles Baudelaire
  • Charles Bukowski
  • Cumbia Villera
  • Daniel Mir
  • Douglas Mondo
  • Dulce María Loynaz
  • Émile Verhaeren
  • Etienne Toko-Nzaba
  • Extremoduro
  • Federico García Lorca
  • Félix María de Samaniego
  • Felix Rojas
  • Fray M. de la Serna
  • Fredi Guthmann
  • Gabriel Aresti
  • Gabriel Celaya
  • Gloria Fuertes
  • Gus Kahn y Walter Donaldson
  • Gustavo Adolfo Bécquer
  • Hanni Ossott
  • Ibrahim Ben Utman
  • Igor Elortza
  • James Elroy Flecker
  • J.A. Urbeltz
  • Javier Bozalongo Antoñanzas
  • Javier Egea
  • J. B. Elinzaburu
  • J. B. Nina
  • Jean Genet
  • J. Krahe - A. Pérez
  • Joaquin Sabina
  • Jorge Boccanera
  • Jorge Luis Borges
  • Jorge Oteiza
  • José Ángel Buesa
  • José García Nieto
  • José Hierro del Real
  • José Martí
  • José Pedroni
  • Juan Carlos Perez
  • Juan Manuel Jiménez Rivero
  • Juan Manuel Serrat
  • Jules Verne
  • Julio Cortazar
  • Kortatu
  • La Ronda de Boltaña
  • Leopoldo María Panero
  • Luis Á. Piñer
  • Luis Eduardo Aute
  • Manolo García y Quimi Portet
  • Manuel Del Cabral
  • Manuel Vázquez Montalbán
  • María Isabel Borja
  • María Montero
  • Mario Benedetti
  • Mario López
  • Matilde Alba Swann
  • Michel Sardou
  • Miguel de Unamuno
  • Nicolás Guillén
  • Odilon-Jean Périer
  • Paul Celan
  • Pere Gimferrer
  • Pío Baroja
  • Porfirio Barba Jacob
  • Rafael Alberti
  • Rafael Sánchez Mazas
  • Ramón María del Valle Inclán
  • Ricardo Carreira
  • Roberto Goijman
  • Rudyard Kipling
  • Santiago y Luis Auserón
  • Stephen Sondheim - M. Ichason y L. A. Morato
  • Toni Calvo
  • Valerio Magrelli
  • Vicente Aleixandre
  • Walt Whitman
  • Yván Silén

  • Documentos

  • Cuentos de los cien gaiteros del delirio

  • Blogalia

    Blogalia



    Califícame en Bitácoras.net:
    ©2002 Tenebris

    Inicio > Historias > El caballete

    El caballete

    Por: Raymond Carver

    Agua fresca

    He perdido el tiempo esta mañana,
    y estoy profundamente avergonzado.
    Ayer noche me acosté pensando en mi padre.
    En el riachuelo donde pescábamos -Butte Creek-
    cerca del lago Almanor. El agua me arrullaba en sueños.
    En el sueño, estaba por todas partes
    y yo no podía levantarme ni moverme.
    Pero cuando desperté esta mañana temprano
    fui al teléfono. Aunque
    el río fluía allá abajo en el valle,
    en la pradera, corriendo entre los tréboles.

    Pinos se alzaban a ambos lados de la pradera.
    Y yo estaba allí.
    Un niño sentado en un caballete de madera,
    mirando hacia abajo.
    Viendo a mi padre beber agua con las manos.
    Luego dijo: "El agua está tan buena.
    Me gustaría poder llevarle a mi madre un poco de este agua"
    Mi padre todavía la quería, aunque estaba muerta
    y él había pasado mucho tiempo lejos de ella.

    Tuvo que esperar algunos años más
    hasta que pudo ir a donde estaba. Pero él quería
    a esta región donde se encontró a sí mismo. El Oeste.
    Durante treinta años la tuvo en el corazón,
    y luego la dejó ir. Se acostó una noche
    en un pueblo del norte de California
    y no despertó. ¿Hay algo más sencillo?

    Me gustaría que mi vida y mi muerte fueran tan sencillas.
    De modo que cuando despierte
    una hermosa mañana como ésta,
    después de estar en algún sitio
    donde quería estar toda la noche,
    algún sitio importante, pudiera moverme del modo más natural
    y sin pensar en ello, hasta mi mesa de trabajo.

    Digamos que lo hice, del modo más sencillo que he descrito.
    De la cama a la mesa de trabajo de la infancia.
    Desde aquí no hay mucho hasta el caballete.
    Y desde el caballete podría mirar hacia abajo
    y ver a mi padre cuando necesitara verlo.
    Mi padre bebiendo aquel agua fresca. Mi dulce padre.
    El río, sus praderas, y pinos, y el caballete.
    Ese. Donde estuve una vez.

    Me gustaría hacer eso
    sin tener que disculparme ante mí mismo por ello.
    Ni sentirme mal por interesarme por cosas menos importantes.
    Sé que es hora de cambiar de vida.
    Esta vida -con sus complicaciones
    y llamadas telefónicas- es indecente,
    y una pérdida de tiempo.

    Quiero hundir mis manos en agua fresca.
    Del modo en que lo hizo él. Otra vez y otra vez y otra.


    2005-02-24 01:00 | 0 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://gargantua1.blogalia.com//trackbacks/27090

    Comentarios

    portada | subir