ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

{Gargantuario. Nuevo poemario de los cien gaiteros del delirio}

{ Libro de odas y versos escritos en las paredes de la Taberna del Olvido. }

Archivos

Gargantuario en Blogia
GARGANTUARIO - NUEVO POEMARIO DEL OLVIDO

<Marzo 2021
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        


Categorías

  • Ahmed Ben Waddah
  • Alejandra Del Río
  • Alí Al Haded
  • Ana de Santana
  • Ana Istasrú
  • Analía Norak
  • André Breton
  • Angelina W. Grimke
  • Anónimo
  • Antonio Brañas
  • Antonio Casares
  • Antonio Machado
  • Araceli González Vázquez
  • Benito Lertxundi
  • Bertolt Brecht
  • Blas De Otero
  • Boulat Shalvovich Okoudjava
  • Carlos Cano
  • Carlos De La Púa
  • Carlos Orihuela
  • César Cortijo
  • César Vallejo
  • Charles Baudelaire
  • Charles Bukowski
  • Cumbia Villera
  • Daniel Mir
  • Douglas Mondo
  • Dulce María Loynaz
  • Émile Verhaeren
  • Etienne Toko-Nzaba
  • Extremoduro
  • Federico García Lorca
  • Félix María de Samaniego
  • Felix Rojas
  • Fray M. de la Serna
  • Fredi Guthmann
  • Gabriel Aresti
  • Gabriel Celaya
  • Gloria Fuertes
  • Gus Kahn y Walter Donaldson
  • Gustavo Adolfo Bécquer
  • Hanni Ossott
  • Ibrahim Ben Utman
  • Igor Elortza
  • James Elroy Flecker
  • J.A. Urbeltz
  • Javier Bozalongo Antoñanzas
  • Javier Egea
  • J. B. Elinzaburu
  • J. B. Nina
  • Jean Genet
  • J. Krahe - A. Pérez
  • Joaquin Sabina
  • Jorge Boccanera
  • Jorge Luis Borges
  • Jorge Oteiza
  • José Ángel Buesa
  • José García Nieto
  • José Hierro del Real
  • José Martí
  • José Pedroni
  • Juan Carlos Perez
  • Juan Manuel Jiménez Rivero
  • Juan Manuel Serrat
  • Jules Verne
  • Julio Cortazar
  • Kortatu
  • La Ronda de Boltaña
  • Leopoldo María Panero
  • Luis Á. Piñer
  • Luis Eduardo Aute
  • Manolo García y Quimi Portet
  • Manuel Del Cabral
  • Manuel Vázquez Montalbán
  • María Isabel Borja
  • María Montero
  • Mario Benedetti
  • Mario López
  • Matilde Alba Swann
  • Michel Sardou
  • Miguel de Unamuno
  • Nicolás Guillén
  • Odilon-Jean Périer
  • Paul Celan
  • Pere Gimferrer
  • Pío Baroja
  • Porfirio Barba Jacob
  • Rafael Alberti
  • Rafael Sánchez Mazas
  • Ramón María del Valle Inclán
  • Ricardo Carreira
  • Roberto Goijman
  • Rudyard Kipling
  • Santiago y Luis Auserón
  • Stephen Sondheim - M. Ichason y L. A. Morato
  • Toni Calvo
  • Valerio Magrelli
  • Vicente Aleixandre
  • Walt Whitman
  • Yván Silén

  • Documentos

  • Cuentos de los cien gaiteros del delirio

  • Blogalia

    Blogalia



    Califícame en Bitácoras.net:
    ©2002 Tenebris

    Inicio > Historias > Ondas de Radio

    Ondas de Radio

    Por: Raymond Carver

    * para Antonio Machado

    Radio

    La lluvia ha cesado, y la luna ha salido.
    No entiendo nada de las ondas de radio.
    Pero creo que se transmiten mejor justo
    después de llover, cuando el aire está húmedo.
    En cualquier caso, ahora puedo coger Ottava, si quiero,
    o Toronto. Ultimamente, de noche, me sorprendo
    ligeramente interesado por la política canadiense
    y sus asuntos internos. Es verdad. Pero normalmente
    lo que buscaba eran sus emisoras con música. Me siento
    aquí en la butaca y escucho, sin tener nada que hacer,
    o pensar. No tengo televisor, y dejé de leer
    los periódicos. De noche pongo la radio.
    Cuando escapé aqui trataba de alejarme
    de todo. Especialmente de la literatura.
    De lo que ella entraña, y de lo que trae a rastras.
    Hay en el alma un deseo de no pensar.
    De estar quieto. Emparejado con éste,
    un deseo de ser estricto, sí, y riguroso.
    Pero el alma también es una afable hija de puta
    no siempre de fiar. Y olvidé eso.
    Escuché cuando dijo: Mejor cantar a lo que se ha ido
    y nunca volverá que a lo que aún sigue
    con nosotros y estará con nosotros mañana. O no.
    Y si no, también está bien.
    Tampoco importa demasiado, dijo, si un hombre nunca canta.
    Esa es la voz que escuché.
    ¿Puede imaginarse que alguien piense cosas así?
    ¡Qué absurdo!
    Pero tengo estas estúpidas ideas de noche
    cuando me siento en la butaca y oigo la radio.
    Entonces, Machado, ¡su poesía!
    Era como un hombrecillo mayor que se vuelve
    a enamorar. Una cosa digna de observar,
    y embarazoso, además.
    Y llevo tu libro a la cama conmigo
    y me duermo con él a mano. Un tren pasó
    en mis sueños una noche y me despertó.
    Y lo primero que pensé, el corazón acelerado
    allí en el dormitorio a oscuras, fue esto:
    Todo es perfecto, Machado está aqui.
    Entonces me volví a dormir.
    Hoy llevé tu libro conmigo cuando salí
    a dar mi paseo. «¡Presta atención!» -decías,
    cuando alguien preguntó qué hacer con su vida.
    Conque miré alrededor y tomé nota de todo.
    Luego me senté al sol, en mi sitio
    de junto al río desde donde puedo ver las montafias.
    Y cerré los ojos y escuché el sonido
    del agua. Luego los abrí y me puse a leer
    «Abel Martín».
    Esta mañana pensé mucho en tí, Machado.
    Y espero, incluso cara a lo que sé de la muerte,
    que recibirás el mensaje que pretendo enviarte.
    Pero está bien aunque tú no lo recibas. Que duermas bien.
    Descansa. Antes o después espero que nos veamos.
    Y entonces yo podré decirte estas cosas directamente.


    2005-02-22 01:00 | 0 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://gargantua1.blogalia.com//trackbacks/27028

    Comentarios

    portada | subir