ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

{Gargantuario. Nuevo poemario de los cien gaiteros del delirio}

{ Libro de odas y versos escritos en las paredes de la Taberna del Olvido. }

Archivos

Gargantuario en Blogia
GARGANTUARIO - NUEVO POEMARIO DEL OLVIDO

<Marzo 2021
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        


Categorías

  • Ahmed Ben Waddah
  • Alejandra Del Río
  • Alí Al Haded
  • Ana de Santana
  • Ana Istasrú
  • Analía Norak
  • André Breton
  • Angelina W. Grimke
  • Anónimo
  • Antonio Brañas
  • Antonio Casares
  • Antonio Machado
  • Araceli González Vázquez
  • Benito Lertxundi
  • Bertolt Brecht
  • Blas De Otero
  • Boulat Shalvovich Okoudjava
  • Carlos Cano
  • Carlos De La Púa
  • Carlos Orihuela
  • César Cortijo
  • César Vallejo
  • Charles Baudelaire
  • Charles Bukowski
  • Cumbia Villera
  • Daniel Mir
  • Douglas Mondo
  • Dulce María Loynaz
  • Émile Verhaeren
  • Etienne Toko-Nzaba
  • Extremoduro
  • Federico García Lorca
  • Félix María de Samaniego
  • Felix Rojas
  • Fray M. de la Serna
  • Fredi Guthmann
  • Gabriel Aresti
  • Gabriel Celaya
  • Gloria Fuertes
  • Gus Kahn y Walter Donaldson
  • Gustavo Adolfo Bécquer
  • Hanni Ossott
  • Ibrahim Ben Utman
  • Igor Elortza
  • James Elroy Flecker
  • J.A. Urbeltz
  • Javier Bozalongo Antoñanzas
  • Javier Egea
  • J. B. Elinzaburu
  • J. B. Nina
  • Jean Genet
  • J. Krahe - A. Pérez
  • Joaquin Sabina
  • Jorge Boccanera
  • Jorge Luis Borges
  • Jorge Oteiza
  • José Ángel Buesa
  • José García Nieto
  • José Hierro del Real
  • José Martí
  • José Pedroni
  • Juan Carlos Perez
  • Juan Manuel Jiménez Rivero
  • Juan Manuel Serrat
  • Jules Verne
  • Julio Cortazar
  • Kortatu
  • La Ronda de Boltaña
  • Leopoldo María Panero
  • Luis Á. Piñer
  • Luis Eduardo Aute
  • Manolo García y Quimi Portet
  • Manuel Del Cabral
  • Manuel Vázquez Montalbán
  • María Isabel Borja
  • María Montero
  • Mario Benedetti
  • Mario López
  • Matilde Alba Swann
  • Michel Sardou
  • Miguel de Unamuno
  • Nicolás Guillén
  • Odilon-Jean Périer
  • Paul Celan
  • Pere Gimferrer
  • Pío Baroja
  • Porfirio Barba Jacob
  • Rafael Alberti
  • Rafael Sánchez Mazas
  • Ramón María del Valle Inclán
  • Ricardo Carreira
  • Roberto Goijman
  • Rudyard Kipling
  • Santiago y Luis Auserón
  • Stephen Sondheim - M. Ichason y L. A. Morato
  • Toni Calvo
  • Valerio Magrelli
  • Vicente Aleixandre
  • Walt Whitman
  • Yván Silén

  • Documentos

  • Cuentos de los cien gaiteros del delirio

  • Blogalia

    Blogalia



    Califícame en Bitácoras.net:
    ©2002 Tenebris

    Inicio > Historias > Cena 1.933

    Cena 1.933

    Por: Charles Bukowski



    Cuando mi padre comía
    se le ponían los labios
    grasientos
    con la comida
    y mientras comía
    hablaba de lo
    buena que era la comida
    y de que
    la mayoría de la gente
    no comía
    tan bien
    como nosotros.
    Le gustaba
    rebanar
    las sobras
    del plato
    con un trozo de
    pan,
    mientras hacía
    ruidos de aprobación
    que más bien parecían
    gruñidos
    sorbía el
    café,
    haciendo un ruido
    fuerte
    de burbujas
    y después
    dejaba
    la taza.
    "¿Qué hay de postre
    gelatina?"
    Mi madre
    la traía
    en una fuente grande
    y mi padre
    la servía
    y al caer en el plato
    la gelatina producía
    un ruido extraño,
    casi como
    el sonido de un
    pedo.
    Después venía
    la crema batida,
    a montones
    sobre la gelatina.
    "¡mmm, gelatina y
    crema batida!"
    mi padre sorbía de
    la cuchara
    la gelatina y la crema
    batida.
    Sonaba como si
    estuviera entrando en
    un túnel
    aerodinámico.
    Después de acabar
    aquello
    se limpiaba la boca
    con una enorme servilleta blanca,
    frotando con fuerza
    en movimientos
    circulares,
    la servilleta
    casi le ocultaba
    toda
    la cara
    y después de eso
    sacaba
    los cigarrillos
    Camel.
    Encendía uno
    con un fósforo de cocina
    de madera,
    y después dejaba
    el fósforo
    aún encendido
    en un cenicero,
    después un sorbo
    de café,
    volvía a dejar la taza
    y daba una buena calada
    al Camel.
    "¡mmm, que buena
    estaba la comida!".
    Poco después
    en mi cuarto,
    tumbado en la cama
    a oscuras,
    lo que había
    comido
    y lo que había
    visto
    conseguían
    ponerme
    enfermo.
    Lo único
    bueno
    era
    escuchar
    los grillos
    afuera.
    Afuera
    en otro mundo
    en el que yo
    no vivía.


    2005-02-20 01:00 | 0 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://gargantua1.blogalia.com//trackbacks/26921

    Comentarios

    portada | subir