ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

{Gargantuario. Nuevo poemario de los cien gaiteros del delirio}

{ Libro de odas y versos escritos en las paredes de la Taberna del Olvido. }

Archivos

Gargantuario en Blogia
GARGANTUARIO - NUEVO POEMARIO DEL OLVIDO

<Marzo 2021
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        


Categorías

  • Ahmed Ben Waddah
  • Alejandra Del Río
  • Alí Al Haded
  • Ana de Santana
  • Ana Istasrú
  • Analía Norak
  • André Breton
  • Angelina W. Grimke
  • Anónimo
  • Antonio Brañas
  • Antonio Casares
  • Antonio Machado
  • Araceli González Vázquez
  • Benito Lertxundi
  • Bertolt Brecht
  • Blas De Otero
  • Boulat Shalvovich Okoudjava
  • Carlos Cano
  • Carlos De La Púa
  • Carlos Orihuela
  • César Cortijo
  • César Vallejo
  • Charles Baudelaire
  • Charles Bukowski
  • Cumbia Villera
  • Daniel Mir
  • Douglas Mondo
  • Dulce María Loynaz
  • Émile Verhaeren
  • Etienne Toko-Nzaba
  • Extremoduro
  • Federico García Lorca
  • Félix María de Samaniego
  • Felix Rojas
  • Fray M. de la Serna
  • Fredi Guthmann
  • Gabriel Aresti
  • Gabriel Celaya
  • Gloria Fuertes
  • Gus Kahn y Walter Donaldson
  • Gustavo Adolfo Bécquer
  • Hanni Ossott
  • Ibrahim Ben Utman
  • Igor Elortza
  • James Elroy Flecker
  • J.A. Urbeltz
  • Javier Bozalongo Antoñanzas
  • Javier Egea
  • J. B. Elinzaburu
  • J. B. Nina
  • Jean Genet
  • J. Krahe - A. Pérez
  • Joaquin Sabina
  • Jorge Boccanera
  • Jorge Luis Borges
  • Jorge Oteiza
  • José Ángel Buesa
  • José García Nieto
  • José Hierro del Real
  • José Martí
  • José Pedroni
  • Juan Carlos Perez
  • Juan Manuel Jiménez Rivero
  • Juan Manuel Serrat
  • Jules Verne
  • Julio Cortazar
  • Kortatu
  • La Ronda de Boltaña
  • Leopoldo María Panero
  • Luis Á. Piñer
  • Luis Eduardo Aute
  • Manolo García y Quimi Portet
  • Manuel Del Cabral
  • Manuel Vázquez Montalbán
  • María Isabel Borja
  • María Montero
  • Mario Benedetti
  • Mario López
  • Matilde Alba Swann
  • Michel Sardou
  • Miguel de Unamuno
  • Nicolás Guillén
  • Odilon-Jean Périer
  • Paul Celan
  • Pere Gimferrer
  • Pío Baroja
  • Porfirio Barba Jacob
  • Rafael Alberti
  • Rafael Sánchez Mazas
  • Ramón María del Valle Inclán
  • Ricardo Carreira
  • Roberto Goijman
  • Rudyard Kipling
  • Santiago y Luis Auserón
  • Stephen Sondheim - M. Ichason y L. A. Morato
  • Toni Calvo
  • Valerio Magrelli
  • Vicente Aleixandre
  • Walt Whitman
  • Yván Silén

  • Documentos

  • Cuentos de los cien gaiteros del delirio

  • Blogalia

    Blogalia



    Califícame en Bitácoras.net:
    ©2002 Tenebris

    Inicio > Historias > Pareja acostada en esa cama china largamente remota

    Pareja acostada en esa cama china largamente remota

    Por: Gonzalo Rojas

    Pareja acostada - Ernesto Díez Reyes

    1.

    Hablando de dioptrías, Mafalda era la ciega
    y yo el ciego, compartíamos
    la misma música arterial,
    y cerebral, llorábamos de risa
    ante el espectáculo de los dos espejos, el dolor
    nos hace cínicos, este Mundo
    decíamos no es yámbico sino oceánico por comparar
    farsa y frenesí: gozosa entonces mi desnuda me
    empujaba riente como jugando al límite
    del barranco casi fuera de la cama
    alta de Pekín, como apostando
    a la peripecia de perder de
    dinastía en dinastía, cada vez
    más y más al borde del camastro
    de palo milenario y por lo visto nupcial, cada vez
    más lejos del paraíso de su costado
    de hembra larga de tobillo a pelo entre exceso
    y exceso de hermosura y todo, ¡claro! por amor
    y más amor, tigresa ella
    en su fijeza de mirarme lúcida, fulgor
    contra fulgor, y yo
    dragón hasta la violación imantante, ¡diez
    minutos sin parar, espiándonos,
    líquidamente fijos, viéndonos por dentro
    como ven los ciegos, de veras, es decir
    nariz contra nariz, soplo contra soplo,
    para inventarnos otro Uno centelleante
    desde el mísero uno de individuo a individua, a tientas,
    costillas abajo! -El que más
    aguanta es el que sabe menos, pudiera acaso
    decir el Tao.
    ................... Este Mundo
    repetíamos y acabámos sin más
    no es yámbico sino oceánico. Otras veces
    llovía duro, lo que más llovía
    eran lágrimas.
    .......................... Ma-fal-da, digo ahora entrecortado,
    y esto va en serio,
    ¿qué habrá sido de Mafalda?

    2.

    Pues de cuantas amé, amé a Mafalda,
    y que me despedacen las estrellas!, la amé
    volandera en la lluvia de la Diagonal, bufanda al viento,
    de una Concepción que yo no más me sé, la esperé
    ahí anclado y desollado hasta que volviera la Revelación
    cuya encarnación
    se da una sola vez, bajé al Inferno
    de la costumbre, a
    mis años de galeote en USA bajé, entre doctos
    y mercaderes, no hubo para mí en el plazo
    más que mi Beatrice Villa sin arcancielo, cumbre
    y cumbre hasta la asfixia,
    ni tersura paridora al itálico modo,
    ni otra ni otra, ni esbeltez comparable,
    ni olorosa a la velocidad de ser,
    ni pensamiento de diamante,
    ni exacta de exactitud de mujer, ¡Frida acaso
    que fue Diego hasta el fin!

    3.

    Otros la amaron pero
    yo la vi,
    otros la amarán sin alcanzar nunca a verla,
    otros y otros dirán que la durmieron
    entre las sábanas del placer, nadadora y libertina
    en el oleaje de las tormentas,
    madona de las siete lunas dirán por despecho,
    cambiantes cada 28
    8 de sus días terrestres,
    tornadiza y veloz, ;déjenla intacta como es,
    que escriba su bitácora de vuelo interminable para mí,
    que arda y arda en
    mi corazón, que dance su danza de danzar,
    libérrima!

    4.

    Y en cuanto a mí,
    ¿cómo lo diría Matta?, consíguete una
    vida de 80 años porque la vida empieza a los 70,
    así al morir ya se sabe
    Je m'en fous, Roberto: palabras perdedoras,
    puras palabras, vejeces de palabras malheridas.
    No hubo tiempo entre nosotros,
    nunca hay tiempo ni distancia, todo es posible entre dos locos
    que se ven a cada instante.
    Relámpago es lo que hubo esa vez de Concepción de Chile
    y nada más que relámpago,
    figura de lo instantáneo hubo de lo que pende
    el Mundo, y eso está escrito.
    La amo, ¿y qué?
    Soy el ciego que ama a su ciega.


    2004-05-02 01:00 | 0 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://gargantua1.blogalia.com//trackbacks/18209

    Comentarios

    portada | subir