ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

{Gargantuario. Nuevo poemario de los cien gaiteros del delirio}

{ Libro de odas y versos escritos en las paredes de la Taberna del Olvido. }

Archivos

Gargantuario en Blogia
GARGANTUARIO - NUEVO POEMARIO DEL OLVIDO

<Marzo 2021
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        


Categorías

  • Ahmed Ben Waddah
  • Alejandra Del Río
  • Alí Al Haded
  • Ana de Santana
  • Ana Istasrú
  • Analía Norak
  • André Breton
  • Angelina W. Grimke
  • Anónimo
  • Antonio Brañas
  • Antonio Casares
  • Antonio Machado
  • Araceli González Vázquez
  • Benito Lertxundi
  • Bertolt Brecht
  • Blas De Otero
  • Boulat Shalvovich Okoudjava
  • Carlos Cano
  • Carlos De La Púa
  • Carlos Orihuela
  • César Cortijo
  • César Vallejo
  • Charles Baudelaire
  • Charles Bukowski
  • Cumbia Villera
  • Daniel Mir
  • Douglas Mondo
  • Dulce María Loynaz
  • Émile Verhaeren
  • Etienne Toko-Nzaba
  • Extremoduro
  • Federico García Lorca
  • Félix María de Samaniego
  • Felix Rojas
  • Fray M. de la Serna
  • Fredi Guthmann
  • Gabriel Aresti
  • Gabriel Celaya
  • Gloria Fuertes
  • Gus Kahn y Walter Donaldson
  • Gustavo Adolfo Bécquer
  • Hanni Ossott
  • Ibrahim Ben Utman
  • Igor Elortza
  • James Elroy Flecker
  • J.A. Urbeltz
  • Javier Bozalongo Antoñanzas
  • Javier Egea
  • J. B. Elinzaburu
  • J. B. Nina
  • Jean Genet
  • J. Krahe - A. Pérez
  • Joaquin Sabina
  • Jorge Boccanera
  • Jorge Luis Borges
  • Jorge Oteiza
  • José Ángel Buesa
  • José García Nieto
  • José Hierro del Real
  • José Martí
  • José Pedroni
  • Juan Carlos Perez
  • Juan Manuel Jiménez Rivero
  • Juan Manuel Serrat
  • Jules Verne
  • Julio Cortazar
  • Kortatu
  • La Ronda de Boltaña
  • Leopoldo María Panero
  • Luis Á. Piñer
  • Luis Eduardo Aute
  • Manolo García y Quimi Portet
  • Manuel Del Cabral
  • Manuel Vázquez Montalbán
  • María Isabel Borja
  • María Montero
  • Mario Benedetti
  • Mario López
  • Matilde Alba Swann
  • Michel Sardou
  • Miguel de Unamuno
  • Nicolás Guillén
  • Odilon-Jean Périer
  • Paul Celan
  • Pere Gimferrer
  • Pío Baroja
  • Porfirio Barba Jacob
  • Rafael Alberti
  • Rafael Sánchez Mazas
  • Ramón María del Valle Inclán
  • Ricardo Carreira
  • Roberto Goijman
  • Rudyard Kipling
  • Santiago y Luis Auserón
  • Stephen Sondheim - M. Ichason y L. A. Morato
  • Toni Calvo
  • Valerio Magrelli
  • Vicente Aleixandre
  • Walt Whitman
  • Yván Silén

  • Documentos

  • Cuentos de los cien gaiteros del delirio

  • Blogalia

    Blogalia



    Califícame en Bitácoras.net:
    ©2002 Tenebris

    Inicio > Historias > III

    III

    Por: Cesar Vallejo

    En el día de la República porque crezca de nuevo el retoño

    Solía escribir con su dedo grande en el aire:
    "¡Viban los compañeros! Pedro Rojas",
    de Miranda de Ebro, padre y hombre,
    marido y hombre, ferroviario y hombre.
    padre y más hombre, Pedro y sus dos muertes.

    Papel de viento, lo han matado: ¡pasa!
    Pluma de carne, lo han matado: ¡pasa!
    ¡Abisa a todos compañeros pronto!

    Palo en que han colgado su madero,
    lo han matado;
    ¡Lo han matado al pie de su dedo grande!
    ¡Han matado, a la vez, a Pedro, a Rojas!

    ¡Viban los compañeros
    a la cabecera de su aire escrito!
    ¡Viban con esta b del buitre en las entrañas
    de Pedro y de Rojas, del héroe y del mártir!

    Registrándole, muerto, sorprendiéndole
    en su cuerpo un gran cuerpo, para
    el alma del mundo,
    y en la chaqueta una cuchara muerta.

    Pedro también solía comer
    entre las criaturas de su carne, asear, pintar
    la mesa y vivir dulcemente
    en representación de todo el mundo.

    Y esta cuchara anduvo en su chaqueta,
    despierto o bien cuando dormía, siempre,
    cuchara muerta viva, ella y sus símbolos.
    ¡Abisa a todos compañeros pronto!
    ¡Viban los compañeros al pie de esta cuchara para siempre!

    Lo han matado, obligándole a morir
    a Pedro, a Rojas, al obrero, al hombre, a aquél
    que nació muy niñín, mirando al cielo,
    y que luego creció, se puso rojo
    y luchó con sus células, sus nos, sus todavías, sus hambres,
    sus pedazos.
    Lo han matado suavemente
    entre el cabello de su mujer, la Juana Vásquez,
    a la hora del fuego, al año del balazo
    y cuando andaba cerca ya de todo.

    Pedro Rojas, así, después de muerto,
    se levantó, besó su catafalco ensangrentado,
    lloró por España y volvió a escribir con el dedo en el aire:
    "¡Viban los compañeros! Pedro Rojas"
    Su cadáver estaba lleno de mundo.




    De España, aparta de mí este Cáliz


    2004-04-14 01:00 | 0 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://gargantua1.blogalia.com//trackbacks/17608

    Comentarios

    portada | subir