ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

{Gargantuario. Nuevo poemario de los cien gaiteros del delirio}

{ Libro de odas y versos escritos en las paredes de la Taberna del Olvido. }

Archivos

Gargantuario en Blogia
GARGANTUARIO - NUEVO POEMARIO DEL OLVIDO

<Marzo 2021
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        


Categorías

  • Ahmed Ben Waddah
  • Alejandra Del Río
  • Alí Al Haded
  • Ana de Santana
  • Ana Istasrú
  • Analía Norak
  • André Breton
  • Angelina W. Grimke
  • Anónimo
  • Antonio Brañas
  • Antonio Casares
  • Antonio Machado
  • Araceli González Vázquez
  • Benito Lertxundi
  • Bertolt Brecht
  • Blas De Otero
  • Boulat Shalvovich Okoudjava
  • Carlos Cano
  • Carlos De La Púa
  • Carlos Orihuela
  • César Cortijo
  • César Vallejo
  • Charles Baudelaire
  • Charles Bukowski
  • Cumbia Villera
  • Daniel Mir
  • Douglas Mondo
  • Dulce María Loynaz
  • Émile Verhaeren
  • Etienne Toko-Nzaba
  • Extremoduro
  • Federico García Lorca
  • Félix María de Samaniego
  • Felix Rojas
  • Fray M. de la Serna
  • Fredi Guthmann
  • Gabriel Aresti
  • Gabriel Celaya
  • Gloria Fuertes
  • Gus Kahn y Walter Donaldson
  • Gustavo Adolfo Bécquer
  • Hanni Ossott
  • Ibrahim Ben Utman
  • Igor Elortza
  • James Elroy Flecker
  • J.A. Urbeltz
  • Javier Bozalongo Antoñanzas
  • Javier Egea
  • J. B. Elinzaburu
  • J. B. Nina
  • Jean Genet
  • J. Krahe - A. Pérez
  • Joaquin Sabina
  • Jorge Boccanera
  • Jorge Luis Borges
  • Jorge Oteiza
  • José Ángel Buesa
  • José García Nieto
  • José Hierro del Real
  • José Martí
  • José Pedroni
  • Juan Carlos Perez
  • Juan Manuel Jiménez Rivero
  • Juan Manuel Serrat
  • Jules Verne
  • Julio Cortazar
  • Kortatu
  • La Ronda de Boltaña
  • Leopoldo María Panero
  • Luis Á. Piñer
  • Luis Eduardo Aute
  • Manolo García y Quimi Portet
  • Manuel Del Cabral
  • Manuel Vázquez Montalbán
  • María Isabel Borja
  • María Montero
  • Mario Benedetti
  • Mario López
  • Matilde Alba Swann
  • Michel Sardou
  • Miguel de Unamuno
  • Nicolás Guillén
  • Odilon-Jean Périer
  • Paul Celan
  • Pere Gimferrer
  • Pío Baroja
  • Porfirio Barba Jacob
  • Rafael Alberti
  • Rafael Sánchez Mazas
  • Ramón María del Valle Inclán
  • Ricardo Carreira
  • Roberto Goijman
  • Rudyard Kipling
  • Santiago y Luis Auserón
  • Stephen Sondheim - M. Ichason y L. A. Morato
  • Toni Calvo
  • Valerio Magrelli
  • Vicente Aleixandre
  • Walt Whitman
  • Yván Silén

  • Documentos

  • Cuentos de los cien gaiteros del delirio

  • Blogalia

    Blogalia



    Califícame en Bitácoras.net:
    ©2002 Tenebris

    Inicio > Historias > Luz y panorama de los insectos - Poema de amor

    Luz y panorama de los insectos - Poema de amor

    Por: Federico García Lorca.

    La luna en el mar riela,
    en la lona gime el viento
    y alza en blando movimiento
    olas de plata y azul

    Espronceda


    Mi corazón tendría la forma de un zapato
    si cada aldea tuviera una sirena.
    Pero la noche es interminable cuando se apoya en los enfermos
    y barcos que buscan ser mirados para poder hundirse tranquilos.

    Si el aire sopla blandamente
    mi corazón tiene la forma de una niña.
    Si el aire se niega a salir de los cañaverales
    mi corazón tiene la forma de una milenaria boñiga de toro.

    Bogar, bogar, bogar, bogar,
    hacia el batallón de puntas desiguales,
    hacia un paisaje de acechos pulverizados.
    Noche igual de la nieve, de los sistemas suspendidos.
    Y la luna.
    ¡La luna!
    Pero no la luna.
    La raposa de las tabernas,
    el gallo japonés que se comió los ojos,
    las hierbas masticadas.

    No nos salvan las solitarias en los vidrios,
    ni los herbolarios donde el metafísico
    encuentra las otras vertientes del cielo.
    Son mentira las formas. Sólo existe
    el círculo de bocas del oxígeno.
    Y la luna.
    Pero no la luna.
    Los insectos,
    los muertos diminutos por las riberas,
    dolor en longitud,
    yodo en un punto,
    las muchedumbres en el alfiler,
    el desnudo que amasa la sangre de todos,
    y mi amor que no es un caballo ni una quemadura,
    criatura de pecho devorado.
    ¡Mi amor!

    Ya cantan, gritan, gimen: Rostro. ¡Tu rostro! Rostro.
    Las manzanas son unas,
    las dalias son idénticas,
    la luz tiene un sabor de metal acabado
    y el campo de todo un lustro cabrá en la mejilla de la moneda.
    Pero tu rostro cubre los cielos del banquete.
    ¡Ya cantan!, ¡gritan!, ¡gimen!,
    ¡cubren! ;trepan! ¡espantan!

    Es necesario caminar, ¡de prisa!, por las ondas, por las ramas,
    por las calles deshabitadas de la edad media que bajan al río,
    por las tiendas de las pieles donde suena un cuerno de vaca herida,
    por las escalas, ¡sin miedo! por las escalas.
    Hay un hombre descolorido que se está bañando en el mar;
    es tan tierno que los reflectores le comieron jugando el corazón.
    Y en el Perú viven mil mujeres, ¡oh insectos!, que noche y día
    hacen nocturnos y desfiles entrecruzando sus propias venas.

    Un diminuto guante corrosivo me detiene. ¡Basta!
    En mi pañuelo he sentido el tris
    de la primera vena que se rompe.

    Cuida tus pies, amor mío, ¡tus manos!,
    ya que yo tengo que entregar mi rostro,
    mi rostro, ¡mi rostro!, ¡ay, mi comido rostro!

    Este fuego casto para mi deseo,
    esta confusión por anhelo de equilibrio,
    este inocente dolor de pólvora en mis ojos,
    aliviará la angustia de otro corazón
    devorado por las nebulosas.

    No nos salva la gente de las zapaterías,
    ni los paisajes que se hacen música al encontrar las llaves oxidadas.
    Son mentira los aires. Sólo existe
    una cunita en el desván
    que recuerda todas las cosas.
    Y la luna.
    Pero no la luna.
    Los insectos,
    los insectos solos.
    crepitantes, mordientes. estremecidos, agrupados,
    y la luna
    con un guante de humo sentada en la puerta de sus derribos.
    ¡¡La luna!!




    New York. 4 de enero de 1930. El presente poema pertenece al capítulo Introducción a la muerte. Poemas de la soledad en Vermont del libro Poeta en Nueva York.



    2004-03-23 01:00 | 0 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://gargantua1.blogalia.com//trackbacks/16957

    Comentarios

    portada | subir