ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

{Gargantuario. Nuevo poemario de los cien gaiteros del delirio}

{ Libro de odas y versos escritos en las paredes de la Taberna del Olvido. }

Archivos

Gargantuario en Blogia
GARGANTUARIO - NUEVO POEMARIO DEL OLVIDO

<Marzo 2021
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        


Categorías

  • Ahmed Ben Waddah
  • Alejandra Del Río
  • Alí Al Haded
  • Ana de Santana
  • Ana Istasrú
  • Analía Norak
  • André Breton
  • Angelina W. Grimke
  • Anónimo
  • Antonio Brañas
  • Antonio Casares
  • Antonio Machado
  • Araceli González Vázquez
  • Benito Lertxundi
  • Bertolt Brecht
  • Blas De Otero
  • Boulat Shalvovich Okoudjava
  • Carlos Cano
  • Carlos De La Púa
  • Carlos Orihuela
  • César Cortijo
  • César Vallejo
  • Charles Baudelaire
  • Charles Bukowski
  • Cumbia Villera
  • Daniel Mir
  • Douglas Mondo
  • Dulce María Loynaz
  • Émile Verhaeren
  • Etienne Toko-Nzaba
  • Extremoduro
  • Federico García Lorca
  • Félix María de Samaniego
  • Felix Rojas
  • Fray M. de la Serna
  • Fredi Guthmann
  • Gabriel Aresti
  • Gabriel Celaya
  • Gloria Fuertes
  • Gus Kahn y Walter Donaldson
  • Gustavo Adolfo Bécquer
  • Hanni Ossott
  • Ibrahim Ben Utman
  • Igor Elortza
  • James Elroy Flecker
  • J.A. Urbeltz
  • Javier Bozalongo Antoñanzas
  • Javier Egea
  • J. B. Elinzaburu
  • J. B. Nina
  • Jean Genet
  • J. Krahe - A. Pérez
  • Joaquin Sabina
  • Jorge Boccanera
  • Jorge Luis Borges
  • Jorge Oteiza
  • José Ángel Buesa
  • José García Nieto
  • José Hierro del Real
  • José Martí
  • José Pedroni
  • Juan Carlos Perez
  • Juan Manuel Jiménez Rivero
  • Juan Manuel Serrat
  • Jules Verne
  • Julio Cortazar
  • Kortatu
  • La Ronda de Boltaña
  • Leopoldo María Panero
  • Luis Á. Piñer
  • Luis Eduardo Aute
  • Manolo García y Quimi Portet
  • Manuel Del Cabral
  • Manuel Vázquez Montalbán
  • María Isabel Borja
  • María Montero
  • Mario Benedetti
  • Mario López
  • Matilde Alba Swann
  • Michel Sardou
  • Miguel de Unamuno
  • Nicolás Guillén
  • Odilon-Jean Périer
  • Paul Celan
  • Pere Gimferrer
  • Pío Baroja
  • Porfirio Barba Jacob
  • Rafael Alberti
  • Rafael Sánchez Mazas
  • Ramón María del Valle Inclán
  • Ricardo Carreira
  • Roberto Goijman
  • Rudyard Kipling
  • Santiago y Luis Auserón
  • Stephen Sondheim - M. Ichason y L. A. Morato
  • Toni Calvo
  • Valerio Magrelli
  • Vicente Aleixandre
  • Walt Whitman
  • Yván Silén

  • Documentos

  • Cuentos de los cien gaiteros del delirio

  • Blogalia

    Blogalia



    Califícame en Bitácoras.net:
    ©2002 Tenebris

    Inicio > Historias > Paisaje de la multitud que orina - Nocturno de Battery Place

    Paisaje de la multitud que orina - Nocturno de Battery Place

    Por: Federico García Lorca.

    Se quedaron solos:
    aguardaban la velocidad de las últimas bicicletas.
    Se quedaron solas:
    esperaban la muerte de un niño en el velero japonés.
    Se quedaron solos y solas,
    soñando con los picos abiertos de los pájaros agonizantes,
    con el agudo quitasol que pincha
    al sapo recién aplastado,
    bajo un silencio con mil orejas
    y diminutas bocas de agua
    en los desfiladeros que resisten
    el ataque violento de la luna.
    Lloraba el niño del velero y se quebraban los corazones
    angustiados por el testigo y la vigilia de todas las cosas
    y porque todavía en el suelo celeste de negras huellas
    gritaban nombres oscuros, salivas y radios de níquel.
    No importa que el niño calle cuando le clavan el último alfiler,
    no importa la derrota de la brisa en la corola del algodón,
    porque hay un mundo de la muerte con marineros definitivos
    que se asomarán a los arcos y os helarán por detrás de los árboles.
    Es inútil buscar el recodo
    donde la noche olvida su viaje
    y acechar un silencio que no tenga
    trajes rotos y cáscaras y llanto,
    porque tan sólo el diminuto banquete de la araña
    basta para romper el equilibrio de todo el cielo.
    No hay remedio para el gemido del velero japonés,
    ni para estas gentes ocultas que tropiezan con las esquinas.
    El campo se muerde la cola para unir las raíces en un punto
    y el ovillo busca por la grama su ansia de longitud insatisfecha.
    ¡La luna! Los policías. ¡Las sirenas de los transatlánticos!
    Fachadas de crin, de humo, anémonas; guantes de goma.
    Todo está roto por la noche,
    abierta de piernas sobre las terrazas.
    Todo está roto por los tibios caños
    de una terrible fuente silenciosa.
    ¡Oh gentes! ¡Oh mujercillas! ¡Oh soldados!
    Será preciso viajar por los ojos de los idiotas,
    campos libres donde silban las mansas cobras deslumbradas,
    paisajes llenos de sepulcros que producen fresquísimas manzanas,
    para que venga la luz desmedida
    que temen los ricos detrás de sus lupas,
    el olor de un solo cuerpo con la doble vertiente de lis y rata
    y para que se quemen estas gentes que pueden orinar alrededor de un gemido
    o en los cristales donde se comprenden las olas nunca repetidas.




    El presente poema pertenece al capítulo intitulado Calles y sueños del libro Poeta en Nueva York y está dedicado a Rafael R. Rapún



    2004-03-22 01:00 | 0 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://gargantua1.blogalia.com//trackbacks/16937

    Comentarios

    portada | subir