ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

{Gargantuario. Nuevo poemario de los cien gaiteros del delirio}

{ Libro de odas y versos escritos en las paredes de la Taberna del Olvido. }

Archivos

Gargantuario en Blogia
GARGANTUARIO - NUEVO POEMARIO DEL OLVIDO

<Marzo 2021
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        


Categorías

  • Ahmed Ben Waddah
  • Alejandra Del Río
  • Alí Al Haded
  • Ana de Santana
  • Ana Istasrú
  • Analía Norak
  • André Breton
  • Angelina W. Grimke
  • Anónimo
  • Antonio Brañas
  • Antonio Casares
  • Antonio Machado
  • Araceli González Vázquez
  • Benito Lertxundi
  • Bertolt Brecht
  • Blas De Otero
  • Boulat Shalvovich Okoudjava
  • Carlos Cano
  • Carlos De La Púa
  • Carlos Orihuela
  • César Cortijo
  • César Vallejo
  • Charles Baudelaire
  • Charles Bukowski
  • Cumbia Villera
  • Daniel Mir
  • Douglas Mondo
  • Dulce María Loynaz
  • Émile Verhaeren
  • Etienne Toko-Nzaba
  • Extremoduro
  • Federico García Lorca
  • Félix María de Samaniego
  • Felix Rojas
  • Fray M. de la Serna
  • Fredi Guthmann
  • Gabriel Aresti
  • Gabriel Celaya
  • Gloria Fuertes
  • Gus Kahn y Walter Donaldson
  • Gustavo Adolfo Bécquer
  • Hanni Ossott
  • Ibrahim Ben Utman
  • Igor Elortza
  • James Elroy Flecker
  • J.A. Urbeltz
  • Javier Bozalongo Antoñanzas
  • Javier Egea
  • J. B. Elinzaburu
  • J. B. Nina
  • Jean Genet
  • J. Krahe - A. Pérez
  • Joaquin Sabina
  • Jorge Boccanera
  • Jorge Luis Borges
  • Jorge Oteiza
  • José Ángel Buesa
  • José García Nieto
  • José Hierro del Real
  • José Martí
  • José Pedroni
  • Juan Carlos Perez
  • Juan Manuel Jiménez Rivero
  • Juan Manuel Serrat
  • Jules Verne
  • Julio Cortazar
  • Kortatu
  • La Ronda de Boltaña
  • Leopoldo María Panero
  • Luis Á. Piñer
  • Luis Eduardo Aute
  • Manolo García y Quimi Portet
  • Manuel Del Cabral
  • Manuel Vázquez Montalbán
  • María Isabel Borja
  • María Montero
  • Mario Benedetti
  • Mario López
  • Matilde Alba Swann
  • Michel Sardou
  • Miguel de Unamuno
  • Nicolás Guillén
  • Odilon-Jean Périer
  • Paul Celan
  • Pere Gimferrer
  • Pío Baroja
  • Porfirio Barba Jacob
  • Rafael Alberti
  • Rafael Sánchez Mazas
  • Ramón María del Valle Inclán
  • Ricardo Carreira
  • Roberto Goijman
  • Rudyard Kipling
  • Santiago y Luis Auserón
  • Stephen Sondheim - M. Ichason y L. A. Morato
  • Toni Calvo
  • Valerio Magrelli
  • Vicente Aleixandre
  • Walt Whitman
  • Yván Silén

  • Documentos

  • Cuentos de los cien gaiteros del delirio

  • Blogalia

    Blogalia



    Califícame en Bitácoras.net:
    ©2002 Tenebris

    Inicio > Historias > Fábula y rueda de los tres amigos

    Fábula y rueda de los tres amigos

    Por: Federico García Lorca.

    Enrique,
    Emilio,
    Lorenzo.

    Estaban los tres helados:
    Enrique por el mundo de las camas;
    Emilio por el mundo de los ojos y las heridas de las manos,
    Lorenzo por el mundo de las universidades sin tejados.

    Lorenzo,
    Emilio,
    Enrique.

    Estaban los tres quemados:
    Lorenzo por el mundo de las hojas y las bolas de billar;
    Emilio por el mundo de la sangre y los alfileres blancos;
    Enrique por el mundo de los muertos y los periódicos abandonados.

    Lorenzo,

    Emilio,
    Enrique.
    Estaban los tres enterrados:
    Lorenzo en un seno de Flora;
    Emilio en la yerta ginebra que se olvida en el vaso;
    Enrique en la hormiga, en el mar y en los ojos vacíos de los pájaros.

    Lorenzo,

    Emilio,
    Enrique,
    fueron los tres en mis manos
    tres montañas chinas,
    tres sombras de caballo,
    tres paisajes de nieve y una cabaña de azucenas
    por los palomares donde la luna se pone plana bajo el gallo.

    Uno

    y uno
    y uno.
    Estaban los tres momificados,
    con las moscas del invierno,
    con los tinteros que orina el perro y desprecia el vilano,
    con la brisa que hiela el corazón de todas las madres,
    por los blancos derribos de Júpiter donde meriendan muerte los borrachos.

    Tres

    y dos
    y uno.
    Los vi perderse llorando y cantando
    por un huevo de gallina,
    por la noche que enseñaba su esqueleto de tabaco,
    por mi dolor lleno de rostros y punzantes esquirlas de luna,
    por mi alegría de ruedas dentadas y látigos,
    por mi pecho turbado por las palomas,
    por mi muerte desierta con un solo paseante equivocado.

    Yo había matado la quinta luna
    y bebían agua por las fuentes los abanicos y los aplausos,
    Tibia leche encerrada de las recién paridas
    agitaba las rosas con un largo dolor blanco.
    Enrique,
    Emilio,
    Lorenzo.
    Diana es dura.
    pero a veces tiene los pechos nublados.
    Puede la piedra blanca latir con la sangre del ciervo
    y el ciervo puede soñar por los ojos de un caballo.

    Cuando se hundieron las formas puras
    bajo el cri cri de las margaritas,
    comprendí que me habían asesinado.
    Recorrieron los cafés y los cementerios y las iglesias,
    abrieron los toneles y los armarios,
    destrozaron tres esqueletos para arrancar sus dientes de oro.
    Ya no me encontraron.
    ¿No me encontraron?
    No. No me encontraron.
    Pero se supo que la sexta luna huyó torrente arriba,
    y que el mar recordó ¡de pronto!
    los nombres de todos sus ahogados.




    El presente poema pertenece al capítulo intitulado Poemas de la en University Columbia del libro Poeta en Nueva York



    2004-03-22 01:00 | 0 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://gargantua1.blogalia.com//trackbacks/16930

    Comentarios

    portada | subir