ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

{Gargantuario. Nuevo poemario de los cien gaiteros del delirio}

{ Libro de odas y versos escritos en las paredes de la Taberna del Olvido. }

Archivos

Gargantuario en Blogia
GARGANTUARIO - NUEVO POEMARIO DEL OLVIDO

<Marzo 2021
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        


Categorías

  • Ahmed Ben Waddah
  • Alejandra Del Río
  • Alí Al Haded
  • Ana de Santana
  • Ana Istasrú
  • Analía Norak
  • André Breton
  • Angelina W. Grimke
  • Anónimo
  • Antonio Brañas
  • Antonio Casares
  • Antonio Machado
  • Araceli González Vázquez
  • Benito Lertxundi
  • Bertolt Brecht
  • Blas De Otero
  • Boulat Shalvovich Okoudjava
  • Carlos Cano
  • Carlos De La Púa
  • Carlos Orihuela
  • César Cortijo
  • César Vallejo
  • Charles Baudelaire
  • Charles Bukowski
  • Cumbia Villera
  • Daniel Mir
  • Douglas Mondo
  • Dulce María Loynaz
  • Émile Verhaeren
  • Etienne Toko-Nzaba
  • Extremoduro
  • Federico García Lorca
  • Félix María de Samaniego
  • Felix Rojas
  • Fray M. de la Serna
  • Fredi Guthmann
  • Gabriel Aresti
  • Gabriel Celaya
  • Gloria Fuertes
  • Gus Kahn y Walter Donaldson
  • Gustavo Adolfo Bécquer
  • Hanni Ossott
  • Ibrahim Ben Utman
  • Igor Elortza
  • James Elroy Flecker
  • J.A. Urbeltz
  • Javier Bozalongo Antoñanzas
  • Javier Egea
  • J. B. Elinzaburu
  • J. B. Nina
  • Jean Genet
  • J. Krahe - A. Pérez
  • Joaquin Sabina
  • Jorge Boccanera
  • Jorge Luis Borges
  • Jorge Oteiza
  • José Ángel Buesa
  • José García Nieto
  • José Hierro del Real
  • José Martí
  • José Pedroni
  • Juan Carlos Perez
  • Juan Manuel Jiménez Rivero
  • Juan Manuel Serrat
  • Jules Verne
  • Julio Cortazar
  • Kortatu
  • La Ronda de Boltaña
  • Leopoldo María Panero
  • Luis Á. Piñer
  • Luis Eduardo Aute
  • Manolo García y Quimi Portet
  • Manuel Del Cabral
  • Manuel Vázquez Montalbán
  • María Isabel Borja
  • María Montero
  • Mario Benedetti
  • Mario López
  • Matilde Alba Swann
  • Michel Sardou
  • Miguel de Unamuno
  • Nicolás Guillén
  • Odilon-Jean Périer
  • Paul Celan
  • Pere Gimferrer
  • Pío Baroja
  • Porfirio Barba Jacob
  • Rafael Alberti
  • Rafael Sánchez Mazas
  • Ramón María del Valle Inclán
  • Ricardo Carreira
  • Roberto Goijman
  • Rudyard Kipling
  • Santiago y Luis Auserón
  • Stephen Sondheim - M. Ichason y L. A. Morato
  • Toni Calvo
  • Valerio Magrelli
  • Vicente Aleixandre
  • Walt Whitman
  • Yván Silén

  • Documentos

  • Cuentos de los cien gaiteros del delirio

  • Blogalia

    Blogalia



    Califícame en Bitácoras.net:
    ©2002 Tenebris

    Inicio > Historias > Exit 79 del Queens Boulevard

    Exit 79 del Queens Boulevard

    Paul Álvarez
    Hay veces en que es necesario ver la sangre transformándose en camino,
    en un grito desesperado por caer y romperse en mil cosas anegadas por la memoria,
    hay veces en que es necesario comerse las uñas y los párpados y los ojos de quien se ama,
    hay veces en que es necesario drogarse debajo de los puentes,
    drogar a los abandonados,
    a los idiotas,
    a los que pierden una librita de más todas las tardes,
    a los sedientos que se olvidan de su sed para quedar abrazados,
    a los que se quedan parados enfrente de los especiales de 99 centavos,
    a los que piden todo el día y la semana,
    a los que recogen la basura,
    los preservativos,
    las ratas muertas,
    a los que miran sin ser observados,
    a los que vomitan sangre en las mañanas,
    a los que lloran porque dicen no saber qué pasa,
    a los que leen su nombre en la quinta página del Times,
    a los que estuvieron esparcidos como una imagen en un espejo roto,
    a los viejos cirujanos y sus alcanfores,
    a los arquitectos que no cuelgan su diploma,
    a los obreros que dicen trabajar 16 horas y en realidad son más,
    a los que no llegan a su casa,
    a los que están a punto de morir en el bar por no pagar o por el fulano que le queda al lado,
    a los meditabundos sin futuro,
    a los que saludan con muerte en las manos,
    a los hediondos a gasolina,
    a los que estuvieron golpeando a Antonin Artaud cuando murió con un zapato en la mano,
    a los que no van a morir y se irán en pena,
    a las que maman pingas en los asientos traseros de los Ford’s,
    en la semioscuridad de los baños públicos,
    en los callejones,
    en el subterráneo,
    a las putonas que suben las escaleras,
    a los hijos de puta,
    a los que no cierran la puerta a ninguna hora,
    a los que abren puertas y olvidan cerrar las puertas,
    a los de una pierna,
    a los que salen con revistas para quizás luego revisarlas en los trenes,
    a los que catalogan de psicópatas en los noticiarios,
    a los que violan en las esquinas forzosamente,
    a los que le gustan ser violados en las esquinas forzosamente,
    a las que hacen striptease,
    a los que prestan,
    a los ignorados,
    a los buscavidas,
    a los hipnotizados,
    a los que aguardan en los ascensores,
    a los que salen de la nada en pleno día,
    a los que nunca se olvidan,
    a los que usaron lentes de contacto el mes que nos vieron y hablaron y siguieron de largo,
    a los que toman el autobús y se pierden,
    a los que se pierden de una vez y para siempre,
    a las que hunden las uñas en la espalda de su amante,
    a los que son besados,
    a los que esperan el beso,
    a los que arrebatan el beso,
    a los que dicen hasta luego y adiós,
    a los que no se arrepienten,
    a los amigos que vinieron,
    a los que cantan de repente en un taxi,
    a los que van a la playa a enterrarse o ahogarse,
    a los que nos salvaron sin querer,
    a los que les dijiste y te dijeron,
    a los que planifican tener hijos sin casarse,
    a los que pasan y no te reconocen,
    a los que no reconoces,
    también a los que se hacen pajas,
    a los mas jóvenes,
    a los mas tapones,
    a los que sudan repitiendo "esta es mi sangre",
    a los paramédicos,
    a los hackers,
    a los que se meten una escopeta en la boca,
    a los que le ponen puntos suspensivos a su vida,
    a los que oran de madrugada cuando sueñan con América y de noche cuando se levantan,
    a los asmáticos,
    a los que no respiran más,
    a los que mastican nubes,
    a los que montan a caballo,
    caen,
    se inmovilizan,
    envejecen,
    montan en la brida,
    oyen relinchos y fallecen,
    todo eso en medio de la quinta avenida,
    a los que quieren suicidarse en Agosto,
    a los que no saben aguardar,
    a los que no escucharon el silbido del tren y de la aurora boreal,
    a los que no le duele que le saquen sangre,
    a los que se derrumban en los hospitales,
    a los que se levantan aún estando en la cama como en el cementerio,
    a los que leen periódicos y no vuelven a leer más periódicos,
    a los que podría haber asesinado,
    a los que vieron una,
    dos,
    tres veces mis rostros sin mascaras,
    a los que me recordaron un instante después de la muerte,
    a los que me vieron agonizando y no dijeron nada ni se miraron sus caras asombradas,
    a los que quemaron y escondieron mis ojos,
    a los que creí,
    a aquellos en que me ví,
    a los que atentaron contra mí,
    a los que no buscaron nada nunca en mí,
    a los que he traicionado,
    a los que por amor se entregaron a mí,
    a los que por casualidad se entregaron a mí,
    a los que por venganza se entregaron a mí,
    a los que por entregarse se entregaron a mí.




    Marcos López: ESTATUA LIBERTAD on our poster

    2003-08-16 10:25 | 0 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://gargantua1.blogalia.com//trackbacks/10597

    Comentarios

    portada | subir